Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Un pediatra y una chef dan guías sobre cómo se debe alimentar al niño, después del año de edad

Un pediatra y una chef dan guías sobre cómo se debe alimentar al niño, después del año de edad
Martes, 2 Marzo 2010 - 10:26am
0

Comentarios

Comparte este artículo

El horario, la participación familiar, la actitud de los adultos y la presentación de los platos son algunos de los puntos en lo que enftizan los expertos.

 

En la cocina hay mezclas que producen sabores incomparables y la sensación de querer siempre un poco más. De la misma manera, hay ocasiones en las que se unen profesionales expertos en determinadas áreas para crear productos que resultan de gran interés y que se convierten en herramientas fundamentales y de gran utilidad. Es el caso de la chef Nathalie Jordan y del pediatra Juan Luis Figueroa, quienes se dieron a la tarea de escribir una guía práctica para la alimentación de los niños, llamada, precisamente, Pediatra y Chef.

Aquí los padres podrán encontrar múltiples recomendaciones y para rematar una serie de recetas sencillas y deliciosas. Estos especialistas hablaron con ABC del bebé y ofrecieron cinco principios clave para que los padres tengan presentes a la hora de alimentar a sus hijos a partir del primer año de vida.

 

1. Las horas de la comida son para compartir en familia. Figueroa sostiene que múltiples estudios han demostrado que el hecho de destinar un tiempo y un espacio para reunirse en familia y compartir los alimentos es una experiencia favorable, no sólo a nivel nutricional, también emocional, pues estrecha los vínculos, permite que las personas dejen de lado todas sus preocupaciones y convierte el momento en un tiempo propicio para la comunión familiar. Adicionalmente, los niños aprenden desde entonces a disfrutar de sus alimentos al tiempo que socializan, interactúan y escuchan a los demás.  Por su parte, Jordan explica que de este modo se construyen hábitos alimentarios adecuados, pues todo lo que se aprende en familia, deja huellas para siempre en la vida de las personas. Igualmente, “si alguno está comiendo un alimento diferente, es propicio ofrecer un bocado a quien guste probar, pues este es un acto de generosidad, ternura y complicidad”, comenta la chef.

 

2. Ni un estrés ni una tortura“¿Quién dijo que el momento de la comida tiene que ser estresante para los padres y una tortura para los niños?”, se pregunta el doctor Figueroa. Todo lo contrario, pues a los pequeños de aproximadamente un año se les deben introducir gradualmente todos los alimentos. Por eso, los especialistas aseguran que la hora de la comida debe convertirse en un espacio de aventura, pues experimentarán sabores, colores, texturas y consistencias nuevas. Para ello, la principal recomendación es que los padres lo asuman así desde el comienzo e inviten a los niños a deleitarse con todo lo novedoso que van a probar. Precisamente, Figueroa comenta que “es más fácil la nutrición con culinaria”.Dice la chef que se les puede contar cuál será, por ejemplo, el menú del almuerzo, “prepararlo frente a ellos e ir explicándoles paso a paso lo que se está cocinando. Hacer un preámbulo, que les anticipe de alguna manera lo que saborearán. Así como a diario descubren cientos de cosas nuevas con sus manos y sus ojos, descubrirán con su boca un mundo sensacional y diferente”. 

 

3. Cocinar en casaAunque la comida de los restaurantes puede resultar atractiva en algunos casos y práctica cuando hay algún afán, lo cierto es que no hay nada mejor que aquella preparada en casa, pues como lo aseguran los expertos, el ingrediente mágico con el que cuenta es que se prepara con amor.“Los alimentos hechos en casa tienen un sello de calidad indiscutible, pues quienes los preparan lo hacen con cuidado, revisando la integridad de cada ingrediente, asegurándose de que sean los correctos y en las medidas necesarias, provienen de recetas de antaño y, por supuesto, se hacen con amor y dedicación”, dice Jordan. “No podemos desligar la comida del amor por nuestros hijos. El amor es algo serio y debe tener, en su contexto, algo de ceremonia. Alimentarse en familia, sin distracciones, con la alegría de poder hacerlo y a la hora establecida es una ceremonia de amor que motiva al niño. Los niños no “tanquean”, se alimentan a través del afecto con el que se proporcionan las comidas”, escriben los autores. 

 

4. Todos participanLos padres deben propiciar el acercamiento de los niños a las actividades de la cocina, para ello, los expertos recomiendan: • Lavar las manos antes de comer e ir a la mesa. • Los codos no se ponen sobre la mesa. • No se habla mientras se mastica. • Se habla de cosas agradables y se comparte la cotidianidad de cada uno. Igualmente, Se espera a que todos hayan terminado para levantarse de la mesa. • No arrojar ni jugar con la comida.• La silla permanece con sus 4 patas sobre el suelo.

 

5. Una aventura de colores y texturasLos especialistas aseguran que las frutas y las verduras no sólo tienen vitaminas, nutrientes esenciales y fibra (que facilita las funciones digestivas) sino que además, estimulan el gusto del niño para aproximarse a los demás alimentos. Para estimular su consumo, Jordan recomienda prepararlas de manera práctica y atractiva; por ejemplo, dándoles formas divertidas que les llamen la atención, preparando una buena vinagreta que matiza los sabores y hace que el niño les coja gusto.

Algunos otros consejos que brindan en su libro, a propósito del consumo de frutas y verduras, son:  • No amenace ni premie a su bebé con la comida. En reemplazo déle un abrazo, muchos besos y atención. • No lo incite a que si termina de comer, usted lo premiará con un dulce, pues sentirá que la comida de sal es un castigo y le está mandando un mensaje confuso. • Inícielo en el mundo de los vegetales, que incluyan zahahoria rallada, remolacha, hervida, lechuga, verduras calientes, ramitas de bróculi, espinacas en puré y tomate en trozos, así él se irá habituando a ver los vegetales en su plato y no los rechazará más adelante. Si rechaza los vegetales en trozos, ofrézcalos en forma de papilla o en cremas como lo venía haciendo. • Si aún no ha logrado que su hijo consuma algo de fruta cruda, puede agregársela a algunos platos como un pollo con salsa de manzanas, duraznos o mango; unos panes con mermelada casera de mora, fresa o durazno; un trozo de bocadillo con queso como postre del almuerzo, o algunas uvas pasas solas o en el cereal. Ralle manzana o mango en las papillas. Ponga algunos trozos de frutas y bátalos con leche para formar una bebida sana a la hora de las onces. Ofrézcale yogur con frutas naturales o helados de fruta preparados en casa.

 

Por Melissa Serrato Ramírez

Redactora de ABC del bebé

Herramientas

Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

Publicidad