Vasectomía y ligadura de trompas: ¿es posible volver a ser padres?

Uno de los mitos alrededor de estas cirugías es que son procedimientos de esterilización definitivos

Métodos de fertilidad

Métodos de fertilidad

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
julio 02 de 2019 , 05:37 p.m.

A los 33 años Mariana* tomó la decisión de practicarse la ligadura de trompas. Con un niño de 15 años, un mal matrimonio y un divorcio encima, estaba segura de no querer tener más hijos. Pero la decisión tuvo un giro inesperado: tres años después conoció a su actual pareja y con ella revivió el deseo de ser madre por segunda vez. Entonces, vino el arrepentimiento y la búsqueda de soluciones para recuperar su capacidad reproductiva.

Entre tanto, José Pablo*, un paciente de 40 años que se acababa de practicar la vasectomía no salía del asombro: dos meses después de la intervención, su esposa estaba embarazada. ¡No podía ser! La noticia le hizo, incluso, dudar de la fidelidad de su compañera y sobrevinieron las indagaciones para saber qué había pasado.

Como estos, hay muchos casos en los que hombres y mujeres que se han practicado procedimientos de esterilización como la vasectomía (en el caso de ellos) y la ligadura de trompas (en el caso de ellas), sorprendentemente resultan embarazados, o se arrepienten de la decisión tomada y desean revertirla, ¿Es esto posible?

Carol Casallas, especialista en farmacología clínica y gerente médica de endocrinología y fertilidad para Merck Colombia explica que lo primero que hay que entender es que cuando una persona se practica la vasectomía o la ligadura de trompas no deja de ser fértil porque la producción de células sexuales continúa con normalidad. “Estos dos procedimientos quirúrgicos son intervenciones en las que se cierran los canales por los que pasan las células sexuales para lograr la fecundación. Es decir, en realidad no se detiene el proceso de fertilidad en sí, porque la producción de óvulos o espermatozoides continúa; lo que se obstruye es el puente de paso. En el caso de los hombres, sólo se obstruyen los canales que conectan el epidídimo (tubo conductivo que enlaza los testículos con los vasos por los que circula el semen) con la uretra; y en el caso de las mujeres, los canales que conectan los ovarios con el útero”, explica Casallas.

Por lo tanto, para la especialista, uno de los mitos más comunes alrededor de la vasectomía y la ligadura de trompas es que son intervenciones irreversibles o esterilizaciones definitivas en las que no hay riesgo o posibilidad de quedar nuevamente en embarazo.

Por un lado, “el riesgo de un embarazo se da cuando la pareja continúa teniendo relaciones sexuales sin protección durante las primeras semanas posteriores al procedimiento. - advierte la doctora Casallas -Aunque no es tan frecuente, se pueden presentar recanalizaciones por las cuales las células sexuales logran pasar y generar la fecundación”.

En ello coincide Víctor Araujo Méndez, médico especialista en fertilidad, quien señala que, aunque estas cirugías tienen un porcentaje de falla de menos del 1%, los embarazos se llegan a presentar debido a recanalizaciones o pasos que abre el organismo de manera natural para que las células sexuales continúen su tránsito. “En el caso de la vasectomía, por ejemplo, pueden quedar remanentes de semen luego del punto de bloqueo de los canales por lo que se requiere del uso de otro anticonceptivo seguro hasta que se garantice, con un examen de semen, que no siguen saliendo espermatozoides. Esto usualmente ocurre a los 3 meses de la intervención”, afirma Araujo Méndez.

¿Se puede revertir?

Ahora bien, así como existe el riesgo (aunque sea mínimo) de quedar en embarazo luego de haberse sometido a estos procedimientos también hay opciones para aquellas personas que, luego de la cirugía, cambian de decisión o se arrepienten.

En estos casos, existe la posibilidad de revertirlas a través de una vasovasostomía o una recanalización de trompas cirugías que consisten básicamente en volver a unir los conductos que antes fueron bloqueados. Sin embargo, “los resultados no siempre llegan a ser los esperados por la complejidad de la intervención y por los riesgos asociados que incluye un menor conteo espermático en los hombres y un embarazo ectópico (fuera del útero) en las mujeres” advierte la doctora Casallas. Por lo tanto, la opción  más viable para los especialistas es la recolección directa de células sexuales (espermatozoidesu óvulos) en el tejido productor para luego, iniciar un proceso de reproducción asistida o in vitro.

Desde luego, la mejor opción siempre será buscar un embarazo natural en lugar de intentar revertir cirugías de esterilización o de contemplar procesos de reproducción asistida. Así las cosas, se espera que una persona que quiera realizarse una vasectomía o una ligadura de trompas esté totalmente segura de no querer más hijos o de tener los que ya desea”, señala el especialista en fertilidad Víctor

De acuerdo con la Fundación Oriéntame que trabaja en temas de salud y derechos sexuales y reproductivos, aunque son muy pocas las personas que se arrepienten de la decisión de someterse a una cirugía de esterilización, este fenómeno se asocia principalmente a factores como la edad (son muy jóvenes cuando se operan), la estabilidad emocional (muchos se arrepienten cuando se separan de su pareja) y las tragedias (muerte de uno o varios hijos).

*Nombres cambiados a petición de las fuentes.