Dormir y jugar: las claves de un desarrollo saludable

Según la OMS, hasta los 5 años el tiempo de los niños debe distribuirse entre ambas actividades.

Directrices oms

Durante los primeros años de vida, es importante que el bebé no permanezca quieto. Algunas opciones son leer, jugar, armar rompecabezas, cantar, entre otras.

Foto:

iStock

Por: ABCdelbebe.com
mayo 02 de 2019 , 04:24 p.m.

¿Te has peguntado qué puedes hacer para que tu hijo crezca sano y fuerte? Seguramente, esta duda ha rondado tu cabeza en varias oportunidades y la respuesta es muy sencilla. La clave de un desarrollo saludable se esconde en tres variables muy importantes: alimentación, actividad física y sueño.

Tal vez suene un poco repetitivo, pero así es. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se debe evitar al máximo que los menores de 5 años empiecen un estilo de vida sedentario. Para ello, es necesario que dediquen menos tiempo a la televisión y a otras pantallas digitales y en cambio, realicen actividades divertidas con las que no solo aprendan sino que ayuden a su gasto calórico. Adicionalmente, es fundamental un descanso reparador en vez de tenerlos sentados en los coches o sillas durante mucho tiempo, porque dormir les ayuda a retomar energías, mantener la condición física e incluso a conseguir un buen desarrollo motor.

De hecho, un comité de expertos investigadores de la OMS indagó mediante un estudio sistemático, sobre las consecuencias de un sueño inapropiado y las prácticas sedentarias que tienen los menores, contrastándolas con lo que sucede en su organismo si por el contrario se incrementa la actividad física.

Los resultados concluyeron que un día a día más activo y con un tiempo de descanso de calidad, mejora la salud física, mental y el bienestar de los pequeños, además de prevenir la obesidad infantil y sus derivadas a futuro, tal y como lo explicó la doctora Fiona Bull, directora del programa de vigilancia y prevención poblacionales de enfermedades no transmisibles de la organización.

Directrices oms

Una de las recomendaciones de la OMS es potenciar el juego, incentivar a los pequeños a que se diviertan y dedicarles tiempo para realizar actividades recreativas.

Foto:

iStock

Producto de la investigación, se diseñaron las nuevas directrices sobre actividad física, sedentarismo y sueño para niños menores de 5 años, que básicamente son recomendaciones sobre el tipo de actividades que puede realizar un niño a esa edad y el tiempo que debe dedicar a las mismas. Éstas se resumen en incrementar el tiempo de juego y reducir la exposición a las pantallas, por ejemplo, que haya una mayor interacción con el cuidador (leer, jugar, cantar, etc.) y un menor contacto con la televisión.

Recomendaciones para menores de 12 meses.

Para este periodo se aconseja mantener físicamente activo al pequeño, a partir de juegos, además de evitar que estén sujetos a la silla o coche por más de una hora. En cuanto al sueño lo ideal es que descansen de 14 a 17 horas si tienen de 0 a 3 meses y 12 a 16 horas si están entre los 4 a 11 meses, incluidas las siestas.

Recomendaciones para menores de 1 a 2 años.

En esta edad, es importante realizar al menos 3 horas de actividad física de cualquier intensidad a lo largo del día, lo que incluye dinámicas de juego y diversión. Así mismo no es aconsejable que los niños duren más de una hora sentados, viendo televisión o jugando en dispositivos móviles. En este caso, se recomiendan de 11 a 14 horas de sueño de calidad, incluidas las siestas.

Recomendaciones para menores de 3 a 4 años.

En esta etapa los pequeños deben tener más actividad física. Lo ideal es que se mantengan en movimiento por lo menos tres horas diarias, más una hora de actividad física intensa (por ejemplo, mediante la práctica de un deporte acorde con su edad). En cuanto al sueño, es conveniente resaltar que en esta edad los niños solo requieren de una siesta, incluida en las 10 a 13 horas que deben dormir en total.