Bebé

Alimentación complementaria y su importancia

A medida que tu bebé va creciendo, va a necesitar más nutrientes y la leche materna no será suficiente, por eso es importante tener claro cómo alimentar al pequeño conforme pasa el tiempo.

Por Alejandra Ospina

-
Alimentación del bebé

Alimentación del bebé

Es muy importante tener claro que el bebé debe tener alimentación única con lactancia materna hasta los seis meses, pues esta llena todas las necesidades alimenticias del bebé. 

Entrados los cinco meses, ya se puede acompañar con comida semisólida como: papillas, cremas de verduras, fruta, compotas; sin embargo, es importante dejar claro que esta no suple en absoluto la alimentación con la lactancia materna, y por ello el bebé se debe alimentar de la mejor manera tomando los nutrientes de las dos comidas. 

Antes de los seis meses los médicos no recomiendan que los bebés reciban alimentación complementaria. Esto puede generar diferentes infecciones estomacales en el menor y traer repercusiones a largo plazo. A partir de los seis meses, el pequeño ya tiene la madurez necesaria a nivel neurológico, renal y gastrointestinal. 

Implementar la alimentación complementaria tarde (después de los siete meses) puede generar también problemas en el menor, entre las que se incluyen: carencias nutricionales (en mayor medida de hierro y zinc), aumento de riesgo de intolerancia alimentaria y alteración en los niveles motores de la boca. 

El pequeño necesita empezar a consumir cereales, sin embargo, los pediatras no recomiendan que se reemplace la leche materna por la leche de fórmula con el fin de dar cereal al menor. La mejor alimentación para el bebé siempre será la lactancia que proviene de la madre.  

En el caso del consumo de lácteos como yogurt, leche o queso, se recomiendan después de los nueve meses. Si el bebé consume leche materna entre cinco a seis veces al día no va necesitar de otras fuentes de lácteos adicionales. 

Si bien, es importante que el menor empiece a consumir sólidos, los padres deben tener presente que estos no deben ser en cantidades grandes, no deben tener azúcar o sal, al menos hasta el año. Por el contrario, se debe dar el alimento de la manera más natural posible para evitar daños a largo plazo en su salud. 

En esta nota

  • Niños
  • Alimentación
  • Bebés

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Bebé