Bebé

Cordón umbilical: ¿qué cuidados debe tener?

Durante los primeros días después del nacimiento de un bebé, los padres se preocupan por los cuidados que deben tener con el cordón umbilical y qué deben hacer para evitar que este se infecte. 

Por Daniela Gonzalez

-
Cuidados del cordón umbilical

Cuidados del cordón umbilical

Los primeros días del bebé es un aprendizaje constante para los padres. En esos momentos, van entendiendo qué deben hacer para que el menor se sienta bien y prevenir cualquier tipo de enfermedad. Sin embargo, hay algo que preocupa a muchas mamás y que tiene muchos mitos circulando alrededor de él, el cordón umbilical. 

Durante el periodo de gestación, la madre transporta oxígeno y sangre rica en nutrientes al bebé por medio del cordón umbilical. Cuando este nace, se corta este conducto. Pocas horas después del parto, se puede ver que el cordón toma una textura gelatinosa, pero al pasar los días este se va secando, toma un color oscuro y duro hasta que al final se cae. 

Sin embargo, los padres deben tener ciertos cuidados con el ombligo para que este no se vaya a infectar durante el proceso de cicatrización. No se recomienda que en este periodo de tiempo se faje al bebé o se use algún tipo de producto para que el cordón se caiga antes; por el contrario, debe mantenerse seco para evitar infecciones.

En caso de que se encuentre infección en el cordón umbilical, se debe llevar al recién nacido al médico para que este haga el procedimiento necesario y evitar cualquier problema más adelante. Cuando se vaya a limpiar el ombligo, la personas que vaya a realizar el procedimiento debe lavar sus manos con agua y jabón, limpiar la zona umbilical con agua limpia y secar muy bien todo a su alrededor para evitar cualquier irritación. 

Tenga en cuenta que el cordón umbilical se demora hasta 15 días en terminar de cicatrizar y caerse. Antes de ese tiempo es normal que este se vea un poco negro o duro, pero no es una señal de alarma.

 Cuando llega el momento de desprendimiento, pueden salir unas pocas gotas de sangre. En caso de que empiece a salir materia por el ombligo, mucha sangre, su color cambie o se vea amarillento, es una señal de alarma para asistir al pediatra. Recuerde: No aplique ningún medicamento sin previa supervisión.

En esta nota

  • Mamá
  • Bebé
  • Maternidad

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Bebé