¿Cómo aprovechar el tiempo libre de las vacaciones?

En esta época deja que tus niños se diviertan con actividades que favorezcan su desarrollo. 

vacaciones

Durante vacaciones el pequeño debe salir de su rutina, sin dejar de lado prácticas que contribuyan a su bienestar. 

Foto:

iStock

Por: ABCdelbebe.com
junio 13 de 2019 , 02:41 p.m.

Llegaron las vacaciones y con ellas la preocupación de los padres sobre cómo aprovechar el tiempo libre de sus hijos. La principal recomendación es procurar que los niños disfruten en todo momento del juego, ya sea con sus padres, amigos o familiares. La idea es que estén en constante movimiento y cambien las rutinas del estudio y las actividades cotidianas por sencilla y plena diversión.

Es bien conocido que con las ocupaciones de la vida moderna y las herramientas que brinda la tecnología, los pequeños se están acostumbrando a pasar horas detrás de un computador, una tableta o un celular, sin mayor actividad física, contacto con sus pares o la naturaleza. Por ello, esta es la oportunidad para que los padres piensen en el parque, la familia y los viajes.

También para estimular el pensamiento y las habilidades lúdicas de los pequeños de casa; teniendo en cuenta sus edades, capacidades y gustos y, a partir de ello es muy probable que encuentres un sin número de nuevas y divertidas actividades que saquen a todos del convencionalismo y se diviertan montones.

Para los ‘chiquis’ de casa

No porque son pequeños, los bebés no necesitan aprovechar su tiempo y ser estimulados, al contrario, para ellos existen lugares especiales donde les ofrecen talleres de masajes, yoga y musicoterapia, prácticas que favorecen el sano crecimiento y desarrollo.

vacaciones

Los bebés necesitan el contacto piel a piel, ello no solo los estimula, sino que fortalece el vínculo con sus padres.

Foto:

iStock

Por ejemplo, el yoga les permite estimular sus sentidos y el cuerpo, por medio de ejercicios y masajes que realizarán con mamá o papá; y que puedes practicar desde el primer añito de vida. Durante los primeros seis meses puedes realizar series de estimulación sensorial con tu pequeño y establecer algo muy importante: el contacto piel a piel.

En los talleres para los más pequeñitos, ellos aprenden a adaptarse a su entorno y a conectarse a través de patrones básicos de movimiento. Del cuarto al sexto mes se busca que integren sonidos, movimientos y balbuceo para explorar sus sentidos. Igualmente, pueden tomar clases para aprender a hacer masajes y estimulación musical. Algunos de estos provechosos cursos son los de matronatación y matrogimnasia.

Los de matronatación buscan la estimulación en el agua por medio de juegos que les permiten a los bebés aprender a flotar y a moverse en el ambiente acuático, con la ayuda de sus padres. Mientras que en la matrogimnasia, el niño, la madre, el padre, o ambos, participan de forma activa en sesiones de ejercicios, baile, juego, expresión corporal y rondas, entre otras actividades, tendientes a desarrollar en edades tempranas, patrones motores básicos y a perfeccionar el movimiento.

Para los más grandes
vacaciones

Las actividades artísticas y el deporte ayudan en el desarrollo motor de tu hijo, por lo que son una gran idea para estas vacaciones.

Foto:

iStock

Cuando los niños crecen, las actividades están más enfocadas en fortalecer su desarrollo motor, a través de acciones de motricidad fina y gruesa. En estos casos, las actividades artísticas y los deportes son una gran opción.

Por ejemplo, están los cursos de baloncesto, natación, fútbol, patinaje, últimate, equitación, artes marciales, ballet, teatro, danzas, artes plásticas, yoga y cocina, que de seguro, los centros artísticos y deportivos de tu ciudad han organizado para ti, o puedes consultar la guía de actividades recreativas de tu promotora de recreación a la que debes estar afiliado por la seguridad social.

Para ingresar a cualquier tipo de taller, no es indispensable que tu hijo tenga alguna habilidad en particular; el único requisito es la disposición para aprender y divertirse. La finalidad de estos cursos es que tu pequeño juegue, se exprese y adquiera cierto tipo de destrezas.

Además, su práctica varía según las edades y los procesos de desarrollo, y lo que desees explorar con tu hijo. Por ejemplo, según los expertos, la natación se puede iniciar desde los 2 años para conocer el medio y trabajar procesos de alternancia, patada, desplazamiento o agarre.

Pero como deporte, se recomienda iniciarlo desde los 6 años, al igual que el baloncesto, en el que sus principales beneficios son el equilibrio, el autocontrol, la rapidez de ejecución, la fuerza, la fortaleza pulmonar, la agilidad muscular y los reflejos.

vacaciones

Si consideras que tu hijo es muy pequeño para ingresar a una escuela de deportes, puedes jugar con él y compartir un momento inolvidable.

Foto:

iStock

El fútbol también es una gran opción, si piensas, además, en jugar en familia. Entre sus beneficios emocionales están la socialización, la integración con los pares y la superación de retos.

El ballet, por otro lado, es una de las danzas más antiguas y completas, en la que los maestros aconsejan que los niños se integran desde los 4 años. Por su parte, el teatro y las artes plásticas no se quedan atrás: posibilitan la capacidad de expresarse y permiten que los niños creen cualquier tipo de obra a partir de su propia voz, cuerpo y manos.

Cabe decir que cuando el niño juega a personificar, crear sus propias historias y personajes, o a expresarse libremente, se vuelve más crítico y sensible respecto al mundo que lo rodea. Estas habilidades se verán reflejadas no solo en la infancia, sino cuando sea adulto y puede que se conviertan en su fuente de vida o en un provechoso hobbie.

Como ves, las opciones son muchas, variadas y para todas las edades y preferencias de los niños y, en cada una de ellas, se estimula una serie de aspectos que les ayudarán a crecer y formar habilidades físicas y emocionales, con los beneficios que esto trae y, además, se divertirán como nunca. No olvides que jugar y aprender en familia logra una sana interacción que estrecha lazos de amor irrompibles.