La seguridad no puede irse de paseo

Ten en cuenta estos consejos para que la época de descanso, junto a tus niños, sea inolvidable.

vacaciones

Las vacaciones de mitad de año son una gran excusa para que pases tiempo con tus pequeños.

Foto:

iStock

Por: ABCdelbebe.com
junio 13 de 2019 , 02:44 p.m.

Llegan las vacaciones y con ellas una serie de nuevas actividades para realizar fuera de casa o del jardín. Serán escenarios diferentes, ambientes desconocidos y grandes aventuras; sin embargo, los cuidados y la atención de los pequeños, no puede cambiar, por el contrario, debe intensificarse y volverse mucho más acuciosa y puntual, para prever cualquier inconveniente.

Ya sea sobre ruedas o por aire, sin importar si es un destino frío o caliente, en el país o en el extranjero, los bebés y los niños tienden a ser sensibles ante cualquier tipo de cambio y, precisamente, esto puede ponerlos frente a riesgos y afecciones de salud inesperadas.

Los expertos como el puericultor y pediatra argentino Alfonso Alcoser sostienen que fuera del jardín o de la casa, “los menores se exponen a riesgos que comprometen su bienestar, ya que en esos lugares, cuentan con toda la atención de sus familiares y cuidadores, mientras que en otros espacios, la seguridad puede verse vulnerada”.

Además, cabe decir que cuando los niños viajan, los cambios de clima, los ambientes extraños y los afanes del paseo pueden alterar sus rutinas, impactando en su estado anímico y comportamiento. Así que la clave está, en que al momento de irse de viaje, a descansar o recrearse no se olviden las medidas de seguridad y se calculen los posibles peligros que conlleva un cambio de ambiente.

Cuando pienses en realizar un viaje, mucho más si es con niños pequeños, consulta con el pediatra y cuéntale a dónde irán, para que sea él quien te oriente sobre los medicamentos que, en caso de que tu pequeño presente fiebre, alergia, resfriado, mareo o insolación, puedes utilizar. Háblele de los sitios que visitarán y siga sus recomendaciones, contemplando variables como el clima, la vegetación y las distancias.

Precisamente, en este aspecto de la ubicación, es oportuno que conozcas dónde quedan los centros médicos más cercanos al lugar que visitarán y confirma que tengan atención pediátrica especializada, y los recursos para atender una emergencia.

Algo muy importante es que tu niño mantenga su esquema de vacunación completo y, que si tiene una medicación especial, prescrita previamente por su pediatra, no la olvides y lleves las dosis requeridas de ellos.

Prevención en la vía 
vacaciones

Recuerda que los menores de 10 años no pueden ir en la parte delantera del vehículo, de acuerdo con el Código Nacional de Tránsito en Colombia.

Foto:

iStock

En este aspecto, lo primero es el estricto cumplimiento de las normas de tránsito y ser precavidos en la vía. A su vez, no debes dejar solos a los niños en ningún momento, no llevar exceso de equipaje, ni maletines de mano, y procurar un manejo calmado y previsivo.

De igual forma, es oportuno que planees muy bien el recorrido y calcules imprevistos relacionados con retrasos en el tráfico, problemas climáticos o cierre de vías, para que tengas en cuenta estos aspectos al momento de iniciar el recorrido, pues los viajes muy largos ponen inquietos a los niños.

Como sugerencia al ir sobre ruedas, ya sea en bus o automóvil, debes pensar que los mareos son frecuentes en los niños y, por ello, debes hacer paradas en el camino para que tomen aire, se refresquen y/o les suministres un medicamento para mejorar su estado, claro está, siempre y cuando sea indicado por el pediatra.

Recuerda que si vas en el auto familiar, los niños aprenden del ejemplo de los padres, así que debes dar la mejor instrucción y, usar el cinturón de seguridad es la norma básica. No olvides que los niños deben ir en el asiento trasero del carro y en su silla de seguridad, la cual debe ir anclada debidamente al carro.

Ten en cuenta que si el menor pesa menos de 10 kg (probablemente un niño menor de 1 año), debe usar la silla que mira hacia la parte trasera del auto. Esto no es solo por su seguridad, sino que evitarás que se maree, ya que en esta posición mirará hacia un punto fijo y no tiene posibilidad de seguir con la mirada el camino a su alrededor.

La silla de seguridad mirando al frente se recomienda para pequeños mayores de 1 año de edad o que pesen más de 12 kg. También, procura estar libre de obstáculos dentro del habitáculo del automotor. Debe estar pendiente exclusivamente del niño y no del equipaje, para eso están los maleteros y el baúl del carro.

Debes verificar que tu niño tenga bien puesto el cinturón de seguridad. Fíjate que la hebilla esté al nivel de la axila y que entre en la ranura de ajuste perfecto. Siempre, el bebé debe ir en la parte trasera del auto, nunca adelante, esto solo puede ocurrir a partir de los 11 años de edad. Si estamos hablando de un bebé, menor de un año, el niño puede ir atrás, en brazos de la madre o de un cuidador, y el adulto debe usar también el cinturón.

Por ninguna razón dejes a tu hijo solo en el auto, así sea por un tiempo corto o porque el pequeño esté dormido. Corre el riesgo de que la temperatura suba; se presente un accidente con otro auto o, en el peor de los casos, se vea envuelto en un robo o delito y el bebé sufra las consecuencias.

Una forma ingeniosa de impartir seguridad y de enseñar a los pequeños a ser precavidos es inventar juegos para cumplir las reglas. Por ejemplo, un accidente común es que los niños se lastimen al cerrar las puertas de los autos, para ello, antes de hacerlo, puedes empezar a cantar una canción y pedirles que aplaudan y, en ese momento, cierras las puertas, así evitarás que expongas sus manitas y se machuquen

Cuidado con los ahogamientos y los animales 
vacaciones

Las actividades que realices en vacaciones con tus hijos deben estar enfocadas a fortalecer la unión familiar y el desarrollo de tus pequeños.

Foto:

iStock

Es probable que el destino que elijan para divertirse y cambiar de la rutina sea de sol, piscina, playa o mar. Frente a esto, debes pensar que solo 5 cm de agua son necesarios para que un niño se ahogue y que, además, esto pasa en cuestión de segundos y en cualquier depósito de agua, desde un balde, pasando por la bañera del pequeño hasta en la playa.

Para evitar un ahogamiento no dejes solo al menor mientras lo bañas, ni bajes la guardia en la piscina, así él sepa nadar o tenga flotador. Muchas veces se cree que los flotadores son juguetes, y ellos pueden quitárselos o verlos molestos para jugar, por lo que es mejor que utilices un chaleco flotador, que les sea más difícil de quitar.

* Mordeduras

A los pequeños les gusta jugar con animales; no obstante, los niños no entienden que ellos son territoriales y que pueden atacar si se sienten invadidos. De ahí la importancia de que les expliques a tus niños que a los animales no se les molesta, menos si están comiendo, duermen o alimentan a sus crías.

vacaciones

Si tu niño es mordido por un perro en un lugar diferente a las manos o el rostro, lava con abundante agua y jabón la herida, detén el sangrado y acude al centro de urgencias más cercano.

Foto:

iStock

Si viajas a zonas rurales, ten en cuenta que los perros y gatos criados en estos sitios, generalmente carecen de la vacuna antirrábica, por eso hay que evitar que los niños jueguen con ellos. En caso de que un perro muerda a un pequeño, lava la zona de la herida con agua y jabón por un periodo de unos 20 minutos y, luego, llévalo al centro de salud más cercano y procura confirmar si el animal está vacunado o, de lo contrario, infórmalo a quien lo atiendan en urgencias.

* Pilas con las picaduras

Antes de salir rumbo a tu destino, consulta si en el área a visitar hay serpientes, alacranes o insectos frecuentes. Cuando estés allí, procura estar siempre acompañando a los niños y, enséñales que no deben acercarse a estos animalitos ni tocarlos y, que si ven alguno, así sea a la distancia, te informen de su presencia.

La mayoría de las picaduras no revisten mayor peligro, son dolorosas y molestas pero no pasa a mayores. Sin embargo, debes estar atento a cómo se va manifestando la picadura y verificar los síntomas del niño, a medida que aparecen las ronchas, pues si no mejora es oportuno buscar atención médica inmediata.

vacaciones

Si tu hijo tiene picaduras de mosquito procura que no se rasque para que no se infecte.

Foto:

iStock

Si la roncha está roja y tiene materia, si el niño respira con dificultad y, además, aumenta su temperatura, debes llevarlo a urgencias. Algunos niños, tras picaduras de insectos presentan hemorragias nasales ya que los vasos se dilatan.

En caso de que esto ocurra, has presión con los dedos en la base de la nariz y nunca lo recuestes con la cabeza hacia atrás, pues la sangre puede irse por las vías digestivas y producirle vómito inesperado. Lo que debes hacer es presionar su nariz, agachar la cabeza hacia adelante y permítale que escupa. Si en 15 minutos no deja de sangrar, ve rápido al médico.

El equipaje de los niños 

La maleta de los chicos debe parecer más un gran botiquín, con repelente; insecticida; toldillo y, por supuesto, los medicamentos que el niño requiera por prescripción médica y otros por prevención.

Lleva siempre botellas de agua porque en muchas zonas el preciado líquido no es potable, y se necesita para cocinar los alimentos, los jugos y refrescar a los niños y, por supuesto, para los adultos, así evitarás problemas gastrointestinales.

Siempre lleva acetaminofén pediátrico, eso sí, usa la dosis indicada por el pediatra. Igualmente, incluye antihistamínico local para atender dolores como el de oído, muy frecuente por estar en piscinas o el mar.

vacaciones

Alista los documentos de tu hijo y todo lo que consideres necesario de acuerdo al tiempo que van a estar fuera de casa.

Foto:

iStock

Lleva protector solar infantil, cachucha, gorros o sombreros, camisetas, ojalá blancas o de colores claros para ponerles a los niños aun estando en la piscina, cubriéndolos de los rayos de sol. El toldillo es indispensable para que los mosquitos o insectos no piquen al pequeño al dormir.

Ponle a tu niño ropa preferiblemente de algodón, muy fresca y que use calzado cómodo y antideslizante para evitar caídas y, sin falta, lleva ese juguete preferido, que le ayudará a tu hijo a conciliar el sueño y le da seguridad y tranquilidad.

Si tienes en cuenta todo lo que te hemos dicho, de seguro, tendrás unas vacaciones familiares inolvidables, junto a tus niños y a las personas que amas. Evitarás contratiempos y malos momentos a causa de un imprevisto o un accidente molesto.