¿Cómo explicar a los niños lo que ocurre en Semana Santa?

Esta época está cargada de símbolos y acontecimientos que pueden ser impactantes para los niños.

semana santa niños

Eventos como la crucifixión de Jesucristo pueden suscitar preguntas e inquietudes en los niños que deben ser resueltas.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: ABCdelbebe.com
abril 16 de 2019 , 12:57 p.m.

La llegada de la Semana Santa es una época del año que, normalmente, coincide con unas cortas vacaciones escolares para los niños y un pequeño alto en las actividades laborales para los padres. Por eso, las familias aprovechan para disfrutar de unos días de descanso sin clases ni deberes, para viajar y conocer nuevos destinos y para degustar las clásicas recetas de pescado. Sin embargo, esta semana de descanso tiene su significado y muy seguramente, debas enfrentar preguntas de los niños como ¿Por qué se celebra? ¿por qué crucificaron a Jesús si era tan bueno? ¿por qué Jesús resucitó y el abuelito no? etc. Son preguntas inocentes pero muy lógicas para las cuales muchos padres no están preparados.

De hecho, es bien conocido que la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo es una historia de la corriente cristiana católica que encierra un panorama cruel pero también lleno de nobleza y humildad que muchas veces no sabemos explicar a los niños.
Por ello, aquí te damos algunos consejos prácticos para explicar a tus hijos el significado de la Semana Santa.

Cuestión de fe

De acuerdo con la teóloga Martha Elizabeth Ríos, para los padres no creyentes, la Semana Mayor debe ser vista como ocasión ideal para explicarles a sus niños que hay muchas personas que creen en la existencia de un Dios cuyo hijo es Jesucristo y que esta es una tradición cultural que data de años y años. Aquí lo importante es fomentar en los pequeños un espíritu tolerante y respetuoso hacia esas creencias y ritos religiosos.
En cambio, para los padres creyentes, la Semana Santa es un momento fundamental para hablarles a sus hijos del sentido profundo de los misterios de la fe e inculcar en ellos los valores que encierra cada una de las circunstancias que se rememoran en estos días santos.

Claves para explicar cada día santo

Cuando se trata de niños muy pequeños no es necesario entrar en detalles demasiado complejos. Simplemente, basta con saciar su curiosidad con un lenguaje muy sencillo pero que les dé una idea precisa de cada una de las situaciones que se recuerdan y se conmemoran en la Semana Santa.

Domingo de Ramos

Es el día que da inicio a la Semana Santa. Se llama así porque se celebra la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, un pueblo lejano donde las personas le dieron la bienvenida agitando palmeras como signo de saludo y homenaje al que consideraban como “el hijo de Dios” o “el Mesías”. Por eso, a los niños se les debe explicar que ese día vamos a la iglesia a escuchar la misa tradicional llevando ramos y plantas vivas.

Lunes, martes y miércoles santo

Son los días en que recordamos las buenas obras y milagros que Jesús realizó. En estos días podemos hablar con los niños de valores como la bondad, la misericordia, el amor hacia el prójimo, la solidaridad y la justicia. Así mismo, el miércoles santo podemos contarles que, a veces, las personas que intentan hacer buenas obras no son bien comprendidas y pueden encontrar muchos obstáculos y enemigos. Por ejemplo, a Jesús lo traicionó su amigo Judas y lo entregó para que lo arrestaran y lo condenaran porque a muchas personas en esa época les disgustaba que ayudara a los pobres y desfavorecidos.

semana santa niños

Para los padres creyentes, la Semana Santa es un momento fundamental para hablarles a sus hijos del sentido profundo de los misterios de la fe e inculcar en ellos los valores que encierra.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Jueves Santo

Es el día en que Jesús se reunió con sus discípulos, que eran sus amigos más cercanos, y celebró con ellos la Última Cena como gesto de despedida. Aquí se puede hablar del valor de compartir, de la lealtad  y de la amistad verdadera. De otro lado, a los niños se les puede contar que esa noche, Jesús lavó los pies de sus amigos demostrando un gran gesto de humildad a pesar de ser el hijo de un Dios.
Además, los niños pueden saber que esa noche Jesús sabía que iba a ser condenado a muerte y que también tuvo miedo como cualquier otro ser humano y sin embargo, su amor por la humanidad fue tan grande que se sacrificó para salvarnos.

Viernes Santo

Explícales a tus hijos que este es un día de mucho recogimiento y tristeza en la comunidad cristiana y católica porque es el día en que se recuerda que Jesús fue condenado a morir en la cruz y luego fue enterrado en una tumba. Por eso, se hacen procesiones y viacrucis para recordar los últimos pasos de Jesús, y ya en la tarde, las iglesias permanecen oscuras y en silencio.

Sábado Santo

Este es un día dedicado especialmente a la Virgen María, que está triste por la muerte de su hijo pero además, es un día de espera y recogimiento por la promesa hecha por Jesús: “al tercer día resucitaré de entre los muertos”. Aquí se puede hablar con los niños de la fe, la paciencia y la esperanza como valores que nos permiten esperar a que las cosas buenas ocurran.

Domingo de resurrección

Es un día de fiesta y alegría porque Jesús cumplió su promesa: resucitó, subió al cielo y desde allá nos acompaña y nos protege. A los niños creyentes se les puede explicar que esa misma promesa fue hecha a todas las personas que mueren, cuyas almas van al cielo.

Sobre el dolor y el sufrimiento

La coronación de espinas, los latigazos, el llevar la cruz a cuestas y la crucifixión son actos que pueden resultar muy impactantes para los niños y muy probablemente susciten preguntas de los pequeños. "Lo recomendable es que los padres no ignoren esas inquietudes y expliquen a sus hijos que estos fueron castigos crueles que no deberían repetirse nunca más en nuestra sociedad y que hoy en día, afortunadamente, las leyes de muchos países prohíben y condenan ese tipo de actos. Por ningún motivo hay que asustar a los niños o crearles sentimientos de culpabilidad con frases como "Jesús sufrió por nuestros pecados", o "Jesús murió por culpa de nosotros" porque ello crea confusión en los niños", advierte la psicóloga infantil Sandra Ríos.