Embarazo

Embarazo anembrionario: ¿qué es y cuáles son las causas?

Esta es la causa de aproximadamente la mitad de abortos espontáneos en el primer trimestre.

Por Alejandra Ospina

-
Este tipo de embarazos ocasiona la mitad de pérdidas en el primer trimestre.

Este tipo de embarazos ocasiona la mitad de pérdidas en el primer trimestre. (iStock)

Un embarazo anembrionario sucede cuando el óvulo resulta fertilizado, pero, tras implantarse en el útero, se desarrolla el saco gestacional sin que albergue un embrión en su interior.

La misma entidad médica también asegura que esta es una de las causas más comunes por las que aproximadamente la mitad de embarazos se interrumpen durante el primer trimestre (aborto espontáneo).

(Además: Embarazo: cambios en ti y en el bebé en el noveno mes).

¿Hay algún tipo de síntoma? Efectivamente, “puedes tener síntomas de las primeras etapas de embarazo, como sensibilidad en las mamas, náuseas y vómitos. Pero cuando el embrión deja de crecer y los niveles hormonales disminuyen, los síntomas del embarazo desaparecen. En este punto, es posible que se presenten calambres abdominales menores y que se produzcan manchas o sangrados leves. Una ecografía mostrará un saco gestacional vacío”, explica la doctora Yvonne Butler Tobah, de la Clínica Mayo. 

En ese sentido, la sintomatología ocurre porque en las primeras etapas todo llega a ocurrir con normalidad. Es decir, puedes tener una prueba de embarazo positiva, pues el cuerpo se prepara y genera la hormona del embarazo, llamada gonadotropina coriónica humana (GCH), hasta que el embrión deja de desarrollarse y no logra implantarse, ahí ocurre el aborto espontáneo.

¿Cuáles son sus causas? 

Los expertos aseguran que cuando las células de los discos embrionarios no se desarrollan correctamente, no se da inicio a la especialización de las células y formación de los tejidos, produciendo un embarazo anembrionario.

(Lee también: Insuficiencia de cuello uterino: síntomas y riesgos).

En ese sentido, las capas celulares que forman la bolsa gestacional siguen creciendo por un tiempo indeterminado y secretan gonadotropina coriónica humana (hCG). Esto es, lo que explicamos anteriormente, la causa por la que se dan resultados positivos en test de embarazo aunque el embrión ya no esté. 

“En el 80% de los casos, las causas del embarazo anembrionado son las alteraciones cromosómicas en el óvulo y/o espermatozoides, que generan un error en la codificación de la fecundación y la detección precoz del desarrollo embrionario”, detallan en el portal experto ‘Reproducción asistida’.

Otra de las causas es la división anómala del embrión después de la fecundación.

¿Cómo se diagnostica?

Para confirmar que se trata de un embarazo anembrionario, se realiza una ecografía que permite observar el saco gestacional vacío. Ésta debe repetirse a la semana siguiente para confirmar si el embrión se ha formado o no, y si hay algún latido cardíaco.

(Te puede interesar: Cambios en el flujo vaginal durante el embarazo).

Además de la ecografía, se comprobará la ausencia de síntomas de embarazo y el nivel de las hormonas para realizar un diagnóstico definitivo. 

“Es posible que la mujer no sepa que ha tenido un embarazo anembrionado, ya que se produce el aborto, pero puede confundirse con la menstruación”, explican en ‘Reproducción asistida’.

Consecuencias 

La más evidente de las consecuencias es la pérdida del embarazo. Una vez que los médicos confirmen la ausencia de estructuras embrionarias se procederá a realizar un proceso abortivo. 

Esto, porque no hay sentido en mantener el saco gestacional vacío en el interior del útero de la mujer, pues las células se degeneran y las sustancias tóxicas que producen pueden dar lugar a serias alteraciones en la salud.

(Además: ¿Cuándo dejar de amamantar a su bebé? Estas son algunas señales). 

Aunque esta condición se haya interpuesto en el proceso normal del embarazo, esto no significa que ocurra siempre. Tras un episodio de embarazo anembrionario es posible volver a quedar en embarazo y tener un proceso completamente normal. 

“Este tipo de abortos no suele tener implicaciones en la fertilidad o en el deseo reproductivo futuro”, señala la embrióloga Marta Barranquero Gómez.

Si esta situación es repetitiva, lo más seguro es que los médicos comiencen a analizar más rigurosamente tu caso.

En esta nota

  • Embarazo
  • Embarazo anembrionario
  • Salud
  • Abortos

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Embarazo