Embarazo

Falta de apetito en el embarazo: causas y posibles soluciones

Cuando estamos gestando, es normal que tengamos un gran apetito y antojos, pero ¿Qué pasa si siento todo lo contrario? ¿Debería preocuparme?

Por Pamela Avendaño

-
embarazada rechaza comida

embarazada rechaza comida (iStock)

Si estás experimentando el sentirte satisfecha con poca comida o no tener hambre, y te encuentras entre el cuarto y sexto mes de embarazo. Esto se debe a que el útero está en crecimiento y presiona nuestro sistema digestivo, pero también hay otros factores que pueden causar esta sensación de llenura.

Durante el periodo de gestación, las mujeres producimos grandes cantidades de hormonas como estrógenos, progesterona y gonadotropina coriónica, que nos ayudan al desarrollo de nuestro bebé. 

Estas hormonas pueden causarnos:

  • Náuseas y vómito: Estos suelen presentarse durante el primer trimestre y están acompañados de rechazo hacia algunos alimentos.
  • Estreñimiento e indigestión: Producen dificultades para ir al baño, sensación de pesadez y gases.
  • Acidez y reflujo: la relajación de los músculos del esófago y estómago, permite que los ácidos estomacales y parte de la comida regresen a nuestra boca.

Desde la mente

Las hormonas no son el único factor que nos puede causar falta de apetito, las emociones y los pensamientos también pueden estar relacionados con nuestra falta de hambre.

El temor a subir de peso, los nervios porque nuestros controles salgan bien y las dudas sobre el futuro de nuestro bebé, también afectan nuestro apetito, por lo que se recomienda tomar estos pensamientos de manera calmada.

¿Cómo comer si no tengo hambre?

La alimentación en nuestro embarazo es muy importante para prevenir enfermedades como anemia y déficit nutricional, que pueden afectar el desarrollo de tu bebé. Si tienes falta de apetito, lo mejor será consultar con tu médico, quien te ayudará a llevar una dieta rica en nutrientes. 

Otras recomendaciones que te damos:

Para evitar la abstinencia de comer, puedes iniciar planeando un menú saludable y dividirlo en pequeñas raciones a lo largo del día.

  • Si vives en climas cálidos puedes hidratarte comiendo frutas como sandía y melón, que aportarán nutrientes y te mantendrán satisfecha.
  • Si tienes reflujo trata de evitar las comidas muy grasosas o picantes, cámbialas progresivamente por alimentos ricos en fibra y vegetales.
  • Otra opción para evitar el reflujo es comer galletas de soda y bebidas con jengibre.

Recuerda que todas las madres pasan por situaciones diferentes en su embarazo y que es un mito “comer por dos”, si llevas una dieta sana y equilibrada aportarás los nutrientes necesarios para que tu bebé nazca sano.

En esta nota

  • Falta de apetito
  • dietas
  • náuseas

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Embarazo