El embarazo y los cambios emocionales

Todas las mamás experimentan altibajos en su estado de ánimo que son parte normal de esta etapa.

cambios emocionales

Todas las futuras mamás, ya sea en su primer embarazo o en los posteriores, experimentan altibajos en su estado de ánimo considerados como parte normal del proceso .

Foto:

iStock

Por: ABCdelbebe.com
febrero 28 de 2019 , 09:47 a.m.

Durante el embarazo no solo se desarrolla físicamente el feto, también se forma la identidad como madre, que hasta ese momento no existía en la mujer. Por ello, algunos expertos hablan no solo de la preparación para el nacimiento del bebé, también de la preparación para el nacimiento de la madre, que pasa por cambios de ánimo o de humor a lo largo de su embarazo, mientras se adapta a su nuevo papel.

Según Laura Torres Sánchez, Psicóloga, docente y master en Psicología Clínica de la Fundación Konrad Lorenz, la gestación conlleva no solo cambios físicos, sino también psicológicos. Dentro de estos últimos, se encuentran las variaciones emocionales.

“El proceso que vive cada mujer gestante es muy distinto, algunas los experimentan gradualmente a lo largo de los días y otras tienen momentos particulares en los que padecen esos cambios”, explica la experta.

Para la psicóloga Bibiana Castillo, egresada de la Universidad de La Sabana, las razones de estas manifestaciones se deben en gran parte a las alteraciones hormonales en el cuerpo. A su vez, los estados emocionales y psicológicos también tienen un papel importante en ellas.

Se empieza una etapa de muchos retos como madre. El solo hecho de preguntarse si logrará ser una mamá dedicada, si conseguirá suplir todas las necesidades de su bebé o tener también tiempo para ella”, explica.

La psicóloga Laura Torres, cuenta que Daniel Stern, psiquiatra reconocido en el estudio de los cambios que experimentan las gestantes, luego de estudiar a varias mujeres, encontró que hasta que la gestante no esté segura de la viabilidad del embarazo no piensa específicamente en el bebé que va a tener, esto es aproximadamente hasta la semana 12, mucho más si ha tenido abortos previos o su embarazo es de alto riesgo.

Es en esta etapa cuando la mayoría de mujeres experimentan somnolencia, cansancio y náuseas derivadas de los múltiples cambios hormonales que está teniendo su cuerpo. Luego, se suman los altibajos emocionales.

Las variaciones emocionales se deben, en gran parte, a las alteraciones hormonales en el cuerpo.

“Entre los síntomas y actitudes que se pueden presentar están: irritabilidad, cambios repentinos de ánimo entre llanto y alegría, sueño, hambre, cansancio, exigencias relacionadas a cómo quiere las cosas para el bebé o antojos de comida”, precisa la psicóloga Castillo.

Adicionalmente, en los últimos meses se generan cambios físicos importantes relacionados con el reacomodamiento de los órganos y sistemas de la madre por el espacio que ocupa el feto, que dan lugar al cansancio, a la expectativa por su llegada y miedo al parto, y a la salud del bebé.

También están las condiciones sociales, familiares y laborales que afectan el estado de ánimo durante la gestación. Especialmente el apoyo social se ha relacionado con una mejor vivencia del embarazo y bienestar emocional en general. Este lo pueden encontrar en sus relaciones más cercanas y en grupos de apoyo.

Enfrentarlos y sobrellevarlos
cambios emocionales

Los cambios emocionales en esta etapa son normales, pero recuerda que debes aprender a sobrellevarlos para tener un mayor conocimiento de ti misma y trasmitir seguridad al bebé.

Foto:

iStock

Para las expertas es fundamental que la gestante identifique, exprese y maneje las emociones, no solo para mejorar el conocimiento de sí misma, también porque en el futuro será una de las principales personas en las que se apoyará su hijo para aprender sobre sus propias emociones.

Es indispensable conocer, leer, preguntar a especialistas sobre los cambios que se generan en esta etapa a nivel emocional. Por mucho tiempo, se consideraron los altibajos a nivel emocional y mental de las embarazadas como una muestra de la debilidad femenina, pero actualmente la ciencia moderna ha demostrado que estos son importantes, necesarios y radicales”, anota la Psicóloga Laura Torres.

La Psicóloga Bibiana Castillo aconseja, adicionalmente, que la futura madre haga ejercicio, tenga una alimentación saludable y equilibrada, participe en actividades sociales con amigas y familiares, asista a cursos de interés y se inscriba en el curso psicoprofiláctico.

¿Y si no mejora?

La Psicóloga Alejandra Moreno, especializada en Maternidad y Lactancia, afirma que las falsas expectativas también pueden generar altibajos emocionales que pueden derivar en una depresión.

“Hay algo que es muy importante a tener en cuenta. Existe una visión de la maternidad, del embarazo y del posparto idealizada, que se saca de las revistas, y que poco tiene que ver con la realidad. También tiene que ver con la situación de la mujer en particular: no tener una red de apoyo, no contar con una pareja que pueda soportar su entorno, padecer una situación económica difícil o presentar un historial de depresión son factores que pueden favorecer la depresión en el embarazo”, asevera.

Esta se caracteriza por experimentar durante dos o más semanas una tristeza persistente, dificultad para concentrarse en las actividades diarias, cambios en el sueño y alimentación, perdida de interés en las actividades que realizaba usualmente, sentir culpa, inutilidad, ansiedad y/o pensamientos recurrentes de muerte o desesperanza.

Si se observa gran intensidad o permanencia continua de pensamientos, emociones y respuestas físicas que llegan a generar dificultad para las labores de la vida diaria, se recomienda buscar acompañamiento terapéutico.

La pareja, el apoyo más cercano
Pareja

La pareja tienen un rol esencial a la hora de hacer que la mamá sobrelleve el embarazo de una manera más tranquila y feliz.

Foto:

iStock

La pareja es indispensable durante este proceso, algunos investigadores como Berry Brazelton, destacado pediatra y experto en desarrollo infantil, hizo aportes importantes del rol paterno durante la gestación y uno de ellos es el apoyo a su pareja.

El padre puede tener un rol activo y es lo recomendable durante este periodo, no solo afianza la relación de pareja, también favorece la expresión de emociones mutuas y se ha encontrado que aquellos hombres que se involucran emocionalmente en el embarazo, parto y crianza, tienen también cambios en la materia gris del cerebro, explica Torres.

Adicionalmente, durante el embarazo pueden experimentar cambios hormonales similares a las mujeres, conocido como Síndrome de Couvade.

La pareja es quien ayuda y colabora a que estos nuevos cambios en la mujer se sobrelleven de manera más tranquila, es aconsejable que la acompañe a los chequeos periódicos, le consienta, la valore permanentemente y apoye a todos los preparativos de la llegada del nuevo miembro de la familia”, anota la Psicóloga Castillo.