Náuseas en el embarazo: ¿buen o mal síntoma?

 Te contamos todo sobre este malestar que afecta a un alto porcentaje de mujeres gestantes.

nauseas

Una de las creencias populares alrededor de las náuseas y los vómitos es que la presencia de estos es un buen indicador de que el embarazo va bien.

Foto:

iStock

Por: ABCdelbebe.com
abril 17 de 2019 , 10:59 a.m.

Las novelas nos lo han mostrado: de un momento a otro una mujer de la que sospechamos que quedó embarazada se siente mal, va al baño y vomita. Poco después, “la trama” nos confirma que va a ser mamá. Pasa en la televisión, pasa en las películas y pasa en la vida real: las náuseas y el vómito no solo son uno de los primeros síntomas de un embarazo, sino también una consulta muy común.

De acuerdo con el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, estas molestias, que afectan entre el 50 y el 80% de las gestantes, se presentan generalmente en el primer trimestre del embarazo, entre la cuarta y la novena semana y desaparecen en el segundo trimestre cuando arranca la semana 14 de gestación. Sin embargo, en algunas mujeres esta condición puede extenderse por varias semanas, e incluso, meses; presentarse en el último trimestre; o durar todo el embarazo.

Para el médico ginecoobstetra y miembro de la unidad materno fetal de la Fundación Santa Fe de Bogotá, Pablo Andrés Victoria Gómez, la aparición de las náuseas en el primer trimestre se relaciona directamente con la hormona del embarazo o gonadotropina corionica (B-HCG) ya que “a mayor concentración de esa hormona será un poco más frecuente que se generen este tipo de síntomas. Por eso, en embarazos gemelares, donde se produce un poco más esa hormona, son más frecuentes este tipo de molestias”, explica. En cambio, según el especialista, las náuseas en etapas más avanzadas del embarazo, como el último trimestre, tienen su razón de ser en el hecho que el estómago tiene menor capacidad debido a que el útero ha ocupado prácticamente todo el abdomen, lo que hace que se llene muy rápido causando vómitos y mareos. Además, la mejoría también se explica porque, como lo señala Julie Lamppa, obstetra diplomada de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, “los niveles hormonales, que posiblemente provocan la náusea, suelen llegar a su punto máximo hacia las 10 semanas y luego empiezan a descender”.

Respecto a la intensidad del síntoma, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos advierte que algunas mujeres podrían tener náuseas durante un tiempo breve todos los días y vomitar una o dos veces, lo que se definiría como “náuseas leves”, mientras que en otros casos, el malestar se puede presentar durante varias horas cada día y producir vómitos con mayor frecuencia, lo que elevaría su gravedad. “Esto último se conoce como hiperémesis gravídica) pero solo se presenta en alrededor del 1 por ciento de los embarazos”, aclara la doctora Lamppa.

¿Un buen síntoma?

una investigación dirigida por científicos del Instituto Nacional de Salud, NIH, en Estados Unidos, concluyó que en el primer trimestre las náuseas y el vómito actúan como un mecanismo de defensa frente a las posibles toxinas y/o patógenos de los alimentos que no deben llegar al bebé y que, en consecuencia, el cuerpo de la madre expulsa todo aquello que podría ser nocivo, con el fin de cuidar al embrión.

Otro estudio, publicado en The Journal Pediatrics, llegó a la conclusión de que entre más fuertes eran las náuseas durante la gestación, mayor coeficiente intelectual presentaban los niños.

nauseas

Hay estudios que han concluido que aquellas mujeres que sufren náuseas logran embarazos con feliz término.

Foto:

Particular

La investigación se llevó a cabo realizando pruebas de inteligencia a los hijos de madres con y sin náuseas matutinas. Los resultados mostraron que los niños de madres con náuseas tenían mejores resultados, e incluso cuanto más severo era el vómito, más alto resultó ser el cociente intelectual. Esto se explicaría porque “las náuseas estarían relacionadas con una reacción de las madres a las hormonas que se segregan para tener una placenta sana, lo que protege el cerebro del feto”, afirmó Irena Nulman, líder del estudio y especialista del Hospital para Niños Enfermos de Toronto, Canadá.

Pese a estos hallazgos, la posición del doctor Pablo Andrés Victoria es otra: “las náuseas están relacionadas con la hormona del embarazo y con frecuencia pueden ser un indicador de que hay una buena cantidad de esta hormona. Eso, en teoría, sería positivo. Sin embargo, hoy en día, teniendo herramientas de bienestar fetal tan precisas como las ecografías, no hay necesidad de guiarse con factores indirectos como tener o no nauseas para pensar si un embarazo está bien o mal.

Trucos para aliviarlas

Si bien los expertos coinciden en que las náuseas no se pueden evitar sí se pueden tratar para reducir el malestar que provocan. Julie Lamppa, obstetra diplomada de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, y los especialistas del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos dan algunos consejos.

  1. Come con frecuencia y en poca cantidad para que el estómago nunca esté realmente vacío. Evita las comidas grandes y pesadas.
  2. Procura comer galletas saladas, pan tostado (o algo similar), antes de levantarte de la cama para evitar que te muevas con el estómago vacío.
  3. Ingiere alimentos sólidos y las bebidas de forma separada.
  4. Prueba terapias de acupresión o acupuntura.
  5. Consume jengibre que pueden encontrar en dulces, colombinas, té o algunas bebidas gaseosas.
  6. Identifica y evita olores desencadenantes.
  7. Mantente hidratada. Tu cuerpo necesita más líquidos en los primeros meses del embarazo por lo tanto trata de beber líquidos más a menudo durante el día.
  8. Evita la comida picante o la conocida por provocar acidez estomacal o reflujo ácido.
  9. Toma una multivitamina: los estudios indican que tomar un suplemento multivitamínico antes y durante el embarazo reduce el riesgo de tener náuseas graves durante el embarazo. Consulta con tu médico.
  10. Si a pesar de estas recomendaciones dietarias, las náuseas no mejoran podrías requerir algún tipo de tratamiento con medicamentos. Tu ginecoobstetra podría aconsejarte el más adecuado para ti.