Tatuajes y piercings durante el embarazo: lo que debes tener en cuenta

Preguntas y respuestas sobre cómo estas intervenciones inciden en el desarrollo del bebé.

tatuajes y piercings en en el embarazo

Lo primero en lo que los expertos insisten en que durante el embarazo o en el periodo de lactancia no se debe hacer ningún procedimiento estético o quirúrgico.

Foto:

Istockphoto

Por: ABCdelbebe.com
enero 03 de 2019 , 03:10 p.m.

Con la ayuda de expertos dermatólogos resolvimos las dudas más frecuentes de las mujeres que tienen piercings y tatuajes y que desean ser madres o que ya están en embarazo.

Angélica María Domínguez Duarte A.M.D.D., médica especializada en dermatología Y Vanessa Giraldo V.G., dermatóloga clínica y cirujana de la Universidad El Bosque, miembro de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica y de la American Academy of Dermatology responden:

¿Si tengo un tatuaje y quedo en embarazo, qué le pasa al
dibujo con los cambios normales del embarazo?

Un tatuaje para la piel, en general, incluida la de una mujer embarazada no es malo. Lo que pasa es que los tatuajes cambian su forma y color durante el embarazo, debido a la distención que sufre la piel, en especial en la zona del abdomen. Durante el periodo de gestación, los tatuajes tienden a desteñirse y a perder un poco su color en la medida que se distiende la piel.
Por su parte, Vanessa Giraldo V.G., dermatóloga clínica y cirujana de la Universidad El Bosque, quien es miembro de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica y de la American Academy of Dermatology, señala que la distorsión del tatuaje, en especial, si se encuentra en zonas como los muslos o los senos, puede ser permanente sí, a raíz del embarazo, se forman estrías, lo cual es muy probable.
Además, si el parto es por cesárea, los tatuajes que se encuentren en la zona púbica y abdominal pueden verse afectados por la creación de la cicatriz. Ahora bien, cuando no se crean estrías; la piel y el tatuaje vuelven a la normalidad.

¿Mi tatuaje o perforación va a cambiar a medida que avance
el embarazo?

Los tatuajes y/o piercings previos al embarazo casi nunca representan un peligro para la futura madre o su hijo, sin embargo, hay ciertas situaciones de las que hay que ser conscientes cuando empieza el período de gestación. Por ejemplo, cuando se sepa que están en embarazo es preferible no realizar ningún tatuaje por prevenir cualquier riesgo de infección.

Los piercings ubicados en pezones,ombligo y genitales, preferiblemente, no deben usarse más porque pueden generar molestias por la hipersensibilización de esas zonas durante el embarazo y, la piel y principalmente los tatuajes en áreas como muslos,
piernas, abdomen, etcétera, deben mantenerse muy bien hidratados con cremas especiales para evitar al máximo la aparición de estrías que dañen la textura de la piel y distorsionen los tatuajes.

En relación a las perforaciones, especialmente las que se encuentran alrededor del ombligo, éstas pueden dilatarse en la medida que aumenta el embarazo entonces, en lugar de quedar un hueco pequeño de uno o dos milímetros,se aumentan hasta cinco milímetros, además, dado que la piel pierde su tonicidad y
elasticidad y, aún más ha estado lesionada, puede quedar suelta en la zona
de la perforación. Esta es una de las correcciones que más solicitan las pacientes posparto para poder corregir ese huequito distensionado, que a la vista ya no se
ve agradable.

tatuajes y piercings en en el embarazo

Los piercings ubicados en pezones, ombligo y genitales, preferiblemente, no deben usarse más porque pueden generar molestias por la hipersensibilización de esas zonas durante el embarazo.

Foto:

Istockphoto

¿Si estoy pensando en ser mamá puedo retirar mi tatuaje
antes de embarazarme?

No es necesario remover los tatuajes si se planea ser mamá, pues este es un procedimiento que requiere varias sesiones y por largo tiempo, son mínimo 5 y se hacen cada 2 meses. Si por cuestiones estéticas u otro motivo se deciden remover los tatuajes, se debe hacer antes de quedar embarazada, ya que los procedimientos de remoción no deben ser realizados en mujeres en estado de gestación.

Si se tienen tatuajes en zonas como en senos o en pezones se debe tener cuidado durante la lactancia, y si son en la columna vertebral se debe tener precaución al momento del parto, si van a aplicar anestesia en esa zona.
Lo que generalmente se recomienda a las pacientes es "ten a tu bebé, mira si te aparecen o no estrías, cómo queda el aspecto de la piel, y si es necesario, hacer una lipectomía para retirar el exceso de piel sobrante tras el embarazo". Solo entonces, se
puede evaluar cuánto se afectó el tatuaje y si hay que removerlo.

¿Cómo recuperaré la piel afectada donde está el tatuaje?

Lo primero en lo que los expertos insisten en que durante el embarazo o en el periodo de lactancia no se debe hacer ningún procedimiento estético o quirúrgico. Solo, al pasar estas etapas de la maternidad se podrá pensar en eliminar ese tatuaje
que se pudo afectar con el embarazo. Para ello, se debe hacer una sesión, cada dos meses, de láser Q-switch y dependiendo del color del tatuaje, se analiza cuál es
el procedimiento adecuado a seguir, para determinar qué técnica, con cuántas sesiones y qué tecnología específica usar.

Durante el periodo de gestación, los tatuajes, en especial los de la zona abdominal,
tienden a desteñirse y a perder un poco su color en la medida
que se distiende la piel.

Con respecto a la piel que quedó distensionada y con estrías, existen láseres fraccionados que estimulan la formación de colágeno para recuperar un poco la apariencia de la piel. Esta es unabuena alternativa y por medio del láser, recuperar la elasticidad de la piel.
Por otro lado, si el abdomen queda muy prominente, con una capa de piel y grasa considerable, recogerla con un láser no es fácil, así que en estos casos, lo indicado es una lipectomía, para retirar el exceso de piel y de tejido celular subcutáneo.

¿Los piercings debo retirarlos?

Durante el embarazo, los aros y piercing del rostro pueden dejarse, y en algunos casos, no es necesario eliminar los piercings del pezón o el ombligo, sin embargo, muchas
mujeres se sienten incómodas a medida que su piel se estira con el progreso de
la gestación, por ello, pueden empezar a sentir dolor e incomodidad. Lo indicado es retirarlos, evitando que al estirarse la piel no se dañe la zona, ni se originen infecciones o heridas y que la sensibilidad aumentada no produzca molestias.

Un piercing en el pezón, ¿me impedirá lactar?

En principio no es necesario retirarlo, pero a lo largo del embarazo, la zona del pezón y el seno empezarán a ser cada vez más sensibles y muy seguramente, querrás quitarlo.
Ahora, llegado el momento de la lactancia sí debes retirarlo. La perforación en el pezón o en la areola no tiene efecto alguno sobre la capacidad de producir leche, pero si hay un objeto extraño allí, se convierte en un peligro potencial de infección para el
recién nacido, o puede suceder que al alimentarse, el pequeño lo ingiera
y se atore, por lo que debes quitártelo por el tiempo que tu bebé lacte.

¿Si tengo un piercing genital tendré algún inconveniente durante
el embarazo o al momento del parto?

La verdad es que cuando inicie el embarazo puede que tengas algunos exámenes en los que esta zona del cuerpo será examinada y puede ser molesto, pero si no te incomoda no es necesario que lo retires. A la hora del parto, las cosas cambian
porque este tipo de piercing así como un aro en la nariz o la lengua pueden
influir al momento de aplicar la anestesia general. Además, una perforación
genital aumenta el riesgo de lesiones e infecciones.