La lactancia sí es un trabajo de hombres

La presencia masculina también es importante al momento de alimentar a tu bebé.

padre en la lactancia

Al hombre estar presente en la alimentación de su hijo, está creando un vínculo afectivo con él gracias a la secreción de oxitocina.

Foto:

iStock

Por: ABCdelbebe.com
agosto 12 de 2019 , 09:33 a.m.

Mucho se ha hablado sobre las bondades de la leche materna y cómo esta práctica fortalece el vínculo entre madre e hijo, pero dentro de ese proceso ¿dónde queda papá? Si bien es cierto que la lactancia es una tarea que, por razones biológicas, corresponde a la mujer, el padre también tiene un papel importante en dicha actividad y su apoyo es fundamental, tanto para la pareja como para el bebé.

Una encuesta realizada por la compañía Philips Avent, a más de 3.500 madres de diferentes países del mundo, de las cuales 827 eran de Latinoamérica, reveló que a las mujeres les gustaría que sus parejas se involucraran más en de la crianza de sus bebés, pero en especial, en el proceso de lactancia. Por otra parte, el estudio también evidenció que a la mayoría de los padres encuestados también les gustaría estar más presentes en la alimentación de sus pequeños. Sin embargo, no saben cómo hacerlo.

La mejor forma de involucrarse
padre en la lactancia

La presencia del padre es un factor que beneficia no solo a su pareja y a su pequeño, sino incluso, a sí mismo.

Foto:

iStock

El rol de los padres ha cambiado con el paso del tiempo. Hoy en día, los hombres intervienen más en las tareas que antiguamente eran consideradas una ocupación exclusiva para las mujeres, como por ejemplo, las destinadas al cuidado de los hijos. En ese orden de ideas, la lactancia ya no es una responsabilidad únicamente de mamá, todo lo contrario, se considera un “trabajo en equipo”, pues la presencia del hombre se hace importante para motivar y apoyar a su pareja en esta tarea, que en ocasiones, puede llegar a ser dolorosa y desgastante.

Una de las formas más sencillas en las que los papás pueden “hacer su parte” es estando informados sobre los temas de lactancia y crianza, para que así logren aconsejar a sus parejas e incluso, influyan en la decisión sobre el tiempo que amamantarán a su pequeño y el cómo iniciarán la alimentación complementaria, tras los seis meses de lactancia exclusiva.

Así mismo, el apoyo emocional es esencial y consiste en decirle a la madre frases que la animen, por ejemplo, hacerle ver cuán hermosa está, lo orgulloso que se siente de ella y recordarle lo mucho que la ama y le importan tanto ella como su bebé.

padre en la lactancia

Para una mamá es muy importante saber que cuenta con su pareja y sentirse apoyada por él.

Foto:

iStock

De acuerdo con la doctora Pearl Vyas Abou-Dakn,  consejera médica de Philips Avent, existen otras formas en las que el padre se debe involucrar mediante acciones como: “consolar al bebé, en caso de que sea necesario, limpiar el extractor de leche y los biberones, comprar los suministros para amamantar cuando sea necesario, preparar un biberón, dárselo y atender al bebé para que mamá pueda descansar, entre otras tareas”.

También existen otras tareas que aunque no están relacionadas con la lactancia, contribuyen a un ambiente amoroso y agradable dentro del hogar, como comprar la comida, comprometerse con la limpieza de la casa y atender a las visitas cuando sea necesario.

Estas pequeñas pero significativas acciones, harán que los papás tengan un rol más activo dentro de la lactancia, lo que además, dará confianza y tranquilidad a las madres para seguir alimentando a sus pequeños.

Beneficios del rol de papá en la lactancia
padre en la lactancia

La lactancia es un trabajo en equipo en el que el hombre también tiene parte.

Foto:

iStock

Así como la lactancia tiene muchas ventajas para las mujeres y sus hijos, de la presencia de papá en este maravilloso proceso también resultan grandes beneficios, uno de los más importantes, de acuerdo con el doctor Abou-Dakn, médico jefe de ginecología del Hospital St. Joseph de Berlín, es la consolidación del vínculo entre padre e hijo. “El contacto piel a piel y visual que tiene un hombre con su bebé, estimula la oxitocina, fomentando el desperdicio de testosterona, lo que resulta en un vínculo parental más cercano”.

Por otra parte, cuando el hombre acompaña y facilita la lactancia, contribuye a que la mujer esté más cómoda y relajada durante esta tarea, lo que a su vez, beneficia la producción de leche y permite que tanto mamá como bebé se sientan felices. Es así, como la madre estará compañada y motivada al momento de lactar, incrementando las posibilidades de que amamante a su pequeño inmediatamente después del nacimiento y durante más tiempo.

Mientras que en términos de la salud del niño, un padre presente en los cuidados de su hijo desde el nacimiento, reduce las posibilidades de que éste sufra algún retraso cognitivo, y en los bebés prematuros, favorece el aumento de peso.

En cuanto a términos psicosociales, la figura paterna y su papel en la crianza serán determinantes en las relaciones sociales que tendrá el niño durante su vida adulta, “apoyar el proceso de lactancia materna tiene beneficios duraderos para el bebé con implicaciones a lo largo de su vida, por ejemplo, los pequeños que se han tenido interacciones de calidad y vínculos con su padre, a una edad temprana, tienden a ser mejores padres en su momento”, concluye el doctor Abou-Dakn.