Ten cuidado con la enfermedad diarreica aguda

La correcta manipulación de los alimentos y el consumo de agua potable disminuyen los riesgos.

Diarrea Aguda

La diarrea es entendida como las deposiciones frecuentes y de textura líquida y puede causar deshidratación.

Foto:

iStock

Por: Jessika D. Bonilla
abril 01 de 2019 , 10:18 a.m.

Seguramente estés familiarizada o familiarizado con el término diarrea, pues todos alguna vez en la vida hemos sufrido a causa de esta incómoda molestia, pero ¿sabías que la enfermedad diarreica aguda es la segunda causa de muerte en menores de 5 años? De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en todo el mundo, fallecen alrededor de 525 mil niños a raíz de la deshidratación y la pérdida de sales vitales para el organismo, producto de infecciones en el sistema digestivo, que es, frecuentemente, la principal causa de las deposiciones blandas y constantes más de 3 veces al día.

En Colombia, en lo que va corrido del año y de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud, se han registrado alrededor de 38 muertes de niños por causa de esta enfermedad y se estima, que las cifras sigan en aumento durante el mes de abril. En especial, por la temporada de lluvias que inicia, ya que de acuerdo con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) esta es una época que favorece los factores climáticos para la aparición de infecciones intestinales, gracias a temperaturas propicias para la reproducción de los virus.

Tres variedades de esta enfermedad que pueden afectar a tu pequeño
Diarrea Aguda

Las infecciones, en su mayoría son producto del consumo de alimentos mal manipulados. Es recomendable que laves muy bien las frutas y vegetales, además de cuidar la comida que tu hijo ingiere.

Foto:

iStock

Las infecciones gastrointestinales son producidas por virus, bacterias o parásitos, que pueden ser producto del contacto con una persona infectada o del consumo de alimentos o bebidas contaminadas, es decir, comidas que se manipularon o almacenaron bajo condiciones poco higiénicas. Estos microorganismos ingresan al cuerpo de tu bebé y atacan su estomaguito, provocando alguna de las siguientes manifestaciones de la diarrea:

  1. Diarrea simple: es la afección más frecuente, generalmente es ocasionada por algún virus o indigestión. Dura pocos días y se puede controlar fácilmente con suero oral.
  2. Diarrea con disenteria: la producen las bacterias que ingresan al organismo vía oral, causando deposiciones con presencia de sangre y moco.
  3. Diarrea persistente: es cuando el cuadro infeccioso se extiende por más de 14 días, afectando la ingesta de los nutrientes y el estado anímico del bebé. La mayoría de muertes por diarrea están asociadas con esta condición.

Ten presente que a esta enfermedad, también la acompañan síntomas como vómito, fiebre, pérdida del apetito, dolor de estómago y constante sensación de tener sed o necesidad de tomar líquidos.

La hidratación es la clave del tratamiento

Al ir constantemente al baño, tu hijo no solo expulsa los microorganismos que están afectando el correcto funcionamiento su organismo, sino que también expulsa sales como el sodio, cloruro, potasio y bicarbonato, importantes para el correcto funcionamiento de su cuerpo. Es por ello, que la rehidratación ayuda considerablemente a que tu pequeño vuelva a sentirse mejor, al recuperar con una dieta rica en líquidos las sustancias que perdió.

Diarrea Aguda

Una dieta rica en líquidos y baja en grasas, ayudará a tu pequeño a sentirse mejor.

Foto:

Particular

Según el doctor Andrés Rojas, subdirector médico de Emermédica, el tratamiento varía de acuerdo con la edad del menor, pero generalmente, las recomendaciones son:

  1. En los menores de 2 años que aún son lactantes, es aconsejable no restringir o disminuir su consumo, en especial, porque en ellos, el riesgo de deshidratación es mayor.
  2. Hidratar al pequeño con suero oral.
  3. Una dieta que incluya caldos con papá, yuca o plátano, jugos sin azúcar y de fruta natural como pera, manzana, guayaba, durazno o uva y carnes preferiblemente hervidas o cocinadas.
  4. Evitar el consumo de gaseosas, lácteos y alimentos fritos.

Finalmente, no es bueno que acudas al uso de antibacterianos o antiparasitarios sin antes, consultar al médico, para que sea él quien confirme la existencia una infección disentérica (producida por bacilos o amebas) y prescriba los medicamentos que necesita tu hijo.