El aburrimiento de los niños también tiene su lado positivo

Ese estado en el que a menudo caen los pequeños puede transformarse en un torrente de creatividad.

Aburrimiento

En la actualidad se cree que los niños deben estar activos todo el tiempo, pero el aburrimiento es un buen momento para explotar la creatividad.

Foto:

iStock

Por: Annie de Acevedo, psicóloga y educadora- Especial para ABC del Bebé
abril 12 de 2019 , 11:16 a.m.

“Estoy aburrido”. Esta frase tiene el poder de llenar a los padres de culpa, rabia y desesperación. Obviamente, si el niño está aburrido quiere decir que sus padres o los cuidadores han dejado de enriquecer o divertir su vida. Sin embargo, el aburrimiento es algo que debe experimentar, y que puede tomarlo como algo positivo. A pesar de todo, la mayoría de los adultos aprendieron a medida que iban creciendo que el aburrimiento tenía su utilidad y que, de alguna forma, este podía ser bueno para uno.

Generalmente, los niños se dan cuenta de que hay tedio y aburrimiento en sus vidas bastante temprano; empezando por el colegio. Siendo honestos, el colegio puede muchas veces ser tedioso y repetitivo y, la verdad, no es el trabajo de los profesores entretener al tiempo que educan. El propósito de la vida no es estar constantemente entretenidos con diferentes cosas divertidas, por el contrario, hay que entender que la vida tiene muchos momentos aburridos y está en nuestras manos volverlos interesantes.

Si miramos a la gente antes del siglo XXI, la vida era bastante tediosa. La gente del siglo XX y XIX pasaba los días aprendiendo a tocar un instrumento, tomando largas caminatas y contemplando los árboles, pues no había muchas cosas qué hacer. Los que tenían que trabajar les tocaba hacerlo y era muy duro. Además, eran oficios de poco interés y repetitivos.

Los niños de esas épocas se acostumbraron a que ese sería su futuro, y desde temprana edad, aceptaron esa realidad desprovista de entretenimiento. Ya en el siglo XX la perspectiva de la inversión del tiempo dio un vuelco total y se dio una apertura a lo que sería el entretenimiento. Radio, programas de televisión, variadas actividades, etc.

Aburrimiento

El aburrimiento está correlacionado con la habilidad para enfocar y autorregularse.

Foto:

iStock

Anteriormente nadie entretenía a sus hijos las 24 horas del día. El pensamiento generalizado era que los mismos niños debían apreciar y manejar su tiempo libre de la mejor manera posible. Es más, el pensamiento era que “no había nada mejor para desarrollar la creatividad que un cuarto vacío o una página en blanco”.

Hoy en día a nadie se le ocurre someter a su hijo a un día sin actividad. La tendencia del momento es que aquellos niños que estén aburridos después del colegio deben ser puestos en clases extra curriculares, ya sean deportes o diferentes cursos y dinámicas. Así, los niños de ninguna manera deberían aburrirse…

En la actualidad, la creencia es que cada momento disponible en la vida de los hijos debería ser optimizado y maximizado. Los padres de hoy quieren que sus hijos estén ocupados en todo momento. Ellos no conciben un paseo largo en avión o en carro sin que sus hijos tengan entretenimiento, el cual se caracteriza normalmente por llevar un aparato tecnológico a la mano.

Claramente esto en nada se parece a las generaciones anteriores en el que el niño se aburría en los paseos y debía vivir con eso y ya. Sin embargo, y de forma paradójica, las cosas buenas nos ocurren cuando estamos aburridos; al hacer trabajos aburridos y repetitivos se nos ocurren ideas increíbles.

Cada vez más, vemos la gran importancia de estas cosas aburridas para que florezca la creatividad de los niños. Cuando ellos pasan por momentos de aburrimiento constante, empiezan a manejarlo de forma creativa. Por ejemplo, el aburrimiento esta correlacionado con la habilidad para enfocar y autorregularse.

Aburrimiento

El aburrimiento permite a los niños explotar su creatividad.

Foto:

iStock

Por esto y por algunas cosas más es importante que los niños se aburran y que se les permitan aburrirse cuando están pequeños. Lo cual no debe verse como un problema que hay que evitar y erradicar, al contrario, es algo que los niños deben resolver por si mismos.

Seguramente enseñarles a sus hijos a aguantar y manejar el tedio en vez de entretenerlos, los va a preparar para un futuro más realista y no tendrán expectativas falsas de lo que será el trabajo, los problemas, las situaciones. Todo esto puede sonar un poco aburrido, pero el problema es que así es la vida. Tal vez una buena idea es que nos acostumbremos a que el aburrimiento existe y a usarlo en nuestro beneficio.

En este mundo donde todo es rápido, divertido y fácil, podemos tal vez abrirle espacio a menos estimulación y excitación constante, lo cual puede llevarnos a tomar las cosas con más calma.