Contarle a tu hijo lo bueno de los alimentos, clave para que coma sano

El secreto está en relacionar los beneficios de los alimentos saludables con sus metas personales.

alimentación saludable

En lugar de ofrecer los alimentos una y otra vez a los niños, e insistir en que se los coman, los padres deben contarles a los niños qué beneficios y ventajas les da consumirlos.

Foto:

Istockphoto

Por: ABCdelbebe.com
mayo 14 de 2019 , 04:09 p.m.

¿Recuerdas los dibujos animados de Popeye ‘el marino’ y cómo crecimos creyendo que, en realidad, las espinacas le daban fuerza y poder?

Esa es la estrategia que científicos de la Universidad de Washington y de la Universidad de Florida (EEUU), intentan recuperar para lograr que los niños coman de forma cada vez más saludable.

De acuerdo con los investigadores, contarles a los niños los beneficios que pueden obtener si consumen determinados alimentos, de manera sencilla y en un lenguaje acorde con su edad y con sus objetivos personales, influyen en los pequeños a la hora de comer más saludable.

Así, afirmaciones como "come tus lentejas si quieres crecer más y correr más rápido" o “las verduras te dan energía para jugar y te ayudan a ser más fuerte”, entre otras por este estilo, resultan mucho más eficaces para lograr que los niños acepten alimentos en lugar de presentarles la comida repetitivamente.

"Cada niño quiere ser más grande, más rápido, más fuerte, quiere ser capaz de saltar más alto o de correr más veloz. De modo que relacionar los alimentos con esos objetivos hizo que la comida fuera más atractiva para comer", sostuvo Jane Lanigan, profesora asociada al Departamento de Desarrollo Humano de la Universidad de Washington y líder del estudio.

Para llegar a esa conclusión, el equipo investigador realizó un experimento en el que ofrecieron alimentos saludables a un grupo de 87 niños de tres a cinco años durante seis semanas.

Antes de iniciar el análisis, determinaron cuánto les gustaban a esos niños los cuatro alimentos elegidos para el experimento: pimientos verdes, tomates, quinoa y lentejas (legumbres). Los alimentos que obtuvieron las calificaciones más bajas fueron ofrecidos a los niños junto a frases positivas apropiadas para su edad sobre los beneficios que estos aportan.

Un mes después de finalizado el análisis los resultados fueron concluyentes: los niños comieron el doble de los alimentos que antes rechazaban.

La recomendación para los padres es empezar a utilizar este tipo de estrategias en la mesa y conversar con sus hijos de manera amena y divertida sobre los aportes que los alimentos hacen al organismo centrándose siempre en los deseos de los niños como querer ser más alto, más fuerte, más veloz, etc.