Niño

El uso de suplementos y complementos nutricionales debe contar con la asesoría del pediatra o del nutricionista

Por Abcdelbebe.com

-
null

La aparente inapetencia va desde consumir ciertos alimentos o comer muy poco hasta presentar aversiones o preferencias por ciertas texturas.

Sin embargo, sólo en caso de deficiencia nutricional, inapetencia regular o enfermedad crónica es conveniente el uso de suplementos o de complementos nutricionales, previa valoración del pediatra o del nutricionista.

Los suplementos son productos que incluyen todos los nutrientes -carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales- en forma equilibrada y satisface las recomendaciones nutricionales  para la edad. Pueden usarse en los niños que no comen de forma regular y llegan a tener deficiencia nutricional.

Esta se caracteriza por señales como tez pálida, caída de pelo, piel reseca, uñas quebradizas, sueño constante, cansancio y bajo rendimiento escolar.

Los complementos nutricionales, como su nombre lo indica, complementan el nutriente deficitario: proteínas, vitaminas o minerales.

Si el niño no se alimenta como es debido, hay que hacer una evaluación nutricional para saber qué está comiendo y qué no, o si existe deficiencia de calorías, proteínas o vitaminas. Aquel que desayuna y almuerza bien, pero no come frutas ni verduras, requeriría, por ejemplo, vitaminas.

El uso de suplementos y complementos debe partir de una anamnesis alimentaria, es decir, hacer seguimiento a la alimentación del infante durante cinco o seis días continuos. De esta manera, se analiza qué cantidad de nutrientes consume, cuáles son las deficiencias y se decide si es conveniente suplementar o complementar.

Cómo usarlosLa aparente inapetencia de los niños es un dolor de cabeza para los padres. Este rechazo por la comida va desde consumir ciertos alimentos o comer muy poco hasta presentar aversiones o preferencias por ciertas texturas.

Sin embargo, sólo en caso de deficiencia nutricional, inapetencia regular o enfermedad crónica es conveniente el uso de suplementos o de complementos nutricionales, previa valoración del pediatra o del nutricionista.

Los suplementos son productos que incluyen todos los nutrientes -carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales- en forma equilibrada y satisface las recomendaciones nutricionales  para la edad. Pueden usarse en los niños que no comen de forma regular y llegan a tener deficiencia nutricional.

Esta se caracteriza por señales como tez pálida, caída de pelo, piel reseca, uñas quebradizas, sueño constante, cansancio y bajo rendimiento escolar.

Los complementos nutricionales, como su nombre lo indica, complementan el nutriente deficitario: proteínas, vitaminas o minerales.

Si el niño no se alimenta como es debido, hay que hacer una evaluación nutricional para saber qué está comiendo y qué no, o si existe deficiencia de calorías, proteínas o vitaminas. Aquel que desayuna y almuerza bien, pero no come frutas ni verduras, requeriría, por ejemplo, vitaminas.

El uso de suplementos y complementos debe partir de una anamnesis alimentaria, es decir, hacer seguimiento a la alimentación del infante durante cinco o seis días continuos. De esta manera, se analiza qué cantidad de nutrientes consume, cuáles son las deficiencias y se decide si es conveniente suplementar o complementar.

Por Andrea Linares Gómez.   Asesoría: Adriana Amaya, nutricionista - dietista.

La aparente inapetencia va desde consumir ciertos alimentos o comer muy poco hasta presentar aversiones o preferencias por ciertas texturas.

Sin embargo, sólo en caso de deficiencia nutricional, inapetencia regular o enfermedad crónica es conveniente el uso de suplementos o de complementos nutricionales, previa valoración del pediatra o del nutricionista.

Los suplementos son productos que incluyen todos los nutrientes -carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales- en forma equilibrada y satisface las recomendaciones nutricionales  para la edad. Pueden usarse en los niños que no comen de forma regular y llegan a tener deficiencia nutricional.

Esta se caracteriza por señales como tez pálida, caída de pelo, piel reseca, uñas quebradizas, sueño constante, cansancio y bajo rendimiento escolar.

Los complementos nutricionales, como su nombre lo indica, complementan el nutriente deficitario: proteínas, vitaminas o minerales.

Si el niño no se alimenta como es debido, hay que hacer una evaluación nutricional para saber qué está comiendo y qué no, o si existe deficiencia de calorías, proteínas o vitaminas. Aquel que desayuna y almuerza bien, pero no come frutas ni verduras, requeriría, por ejemplo, vitaminas.

El uso de suplementos y complementos debe partir de una anamnesis alimentaria, es decir, hacer seguimiento a la alimentación del infante durante cinco o seis días continuos. De esta manera, se analiza qué cantidad de nutrientes consume, cuáles son las deficiencias y se decide si es conveniente suplementar o complementar.

Cómo usarlosLa aparente inapetencia de los niños es un dolor de cabeza para los padres. Este rechazo por la comida va desde consumir ciertos alimentos o comer muy poco hasta presentar aversiones o preferencias por ciertas texturas.

Sin embargo, sólo en caso de deficiencia nutricional, inapetencia regular o enfermedad crónica es conveniente el uso de suplementos o de complementos nutricionales, previa valoración del pediatra o del nutricionista.

Los suplementos son productos que incluyen todos los nutrientes -carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales- en forma equilibrada y satisface las recomendaciones nutricionales  para la edad. Pueden usarse en los niños que no comen de forma regular y llegan a tener deficiencia nutricional.

Esta se caracteriza por señales como tez pálida, caída de pelo, piel reseca, uñas quebradizas, sueño constante, cansancio y bajo rendimiento escolar.

Los complementos nutricionales, como su nombre lo indica, complementan el nutriente deficitario: proteínas, vitaminas o minerales.

Si el niño no se alimenta como es debido, hay que hacer una evaluación nutricional para saber qué está comiendo y qué no, o si existe deficiencia de calorías, proteínas o vitaminas. Aquel que desayuna y almuerza bien, pero no come frutas ni verduras, requeriría, por ejemplo, vitaminas.

El uso de suplementos y complementos debe partir de una anamnesis alimentaria, es decir, hacer seguimiento a la alimentación del infante durante cinco o seis días continuos. De esta manera, se analiza qué cantidad de nutrientes consume, cuáles son las deficiencias y se decide si es conveniente suplementar o complementar.

Por Andrea Linares Gómez.   Asesoría: Adriana Amaya, nutricionista - dietista.

En esta nota

  • Suplementos alimenticios
  • Alimentación infantil
  • Vitaminas
  • Parto
  • Nutrición
  • Embarazo semana a semana
  • Niño
  • Embarazo
  • Bebé
  • Familia

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Niño