Niño

Los efectos negativos de dar a tus hijos regalos en exceso

Psicólogos advierten que llegan a tener poca imaginación, además los vuelve caprichosos y egoístas.

Por Pilar González Moreno - EFE Reportajes

-
Una gran cantidad de regalos nunca sustituye el tiempo que los padres deben pasar con los hijos, explican los expertos.-123RF

Una gran cantidad de regalos nunca sustituye el tiempo que los padres deben pasar con los hijos, explican los expertos.-123RF

Cumpleaños, Navidad, Reyes Magos, Día del Niño y otras fechas especiales son momentos ideales para educar y formar a los menores en aspectos tan importantes como la moderación, la solidaridad, la toma de decisiones o el establecimiento de prioridades. Así lo cree Marisa Navarro, doctora en medicina y autora, entre otros libros, de ‘La medicina emocional’, quien agrega que estas fechas son además una buena ocasión para conversar con los niños, saber qué les gustaría cambiar o mejorar y conocer sus deseos. Se trata, explica, de la oportunidad perfecta para seguir fomentando los vínculos afectivos de padres e hijos.

Desde esta perspectiva, Navarro invita a los padres a reflexionar sobre los regalos que les dan a sus hijos en esas fechas y sugiere no excederse en presentes y que al menos alguno de ellos sea para compartir juegos o experiencias en familia: excursiones, talleres, juegos de mesa, deportivos… “Lo ideal –sostiene– es recibir como máximo cuatro o cinco regalos, siempre que sea posible”.A veces, advierte, hay niños hiperregalados de padres posiblemente separados que se sienten culpables de la situación y temen perder su afecto. Este exceso de regalos, explica, no les hace ningún favor a los pequeños porque les transmite unos valores negativos, como dar poco o ningún valor a las cosas, pensar que todo es fácil de conseguir y que no necesitan esforzarse para obtener lo que desean, “volviéndose enormemente cómodos –dice Navarro–. En consecuencia, tenemos niños frustrados y con falta de imaginación e ilusión por las cosas, consumistas y caprichosos, que solo dan importancia a lo material”. Estas características los acompañarán cuando sean adultos, y se reflejarán en todas las facetas de su vida.

Compartir tiempo

En opinión de Navarro, los padres tienen mucha responsabilidad, pues piensan que hacerles regalos a sus hijos es la mejor manera de demostrarles amor. Trabajan mucho y no les dedican el suficiente tiempo y atención, y se sienten culpables, así que les compran incluso más de lo que ellos piden. Y no son conscientes del perjuicio que les están haciendo. “Los regalos no sustituyen el tiempo que podemos pasar con los niños; aprovechemos los juguetes para jugar con ellos y prestarles la atención que requieren”, señala Marisa Navarro. Pero lo que más desean los niños en fechas especiales y durante todo el año, insiste la experta, es estar junto a sus padres. El tiempo que se pase junto a ellos, observa, tiene que ser de calidad. De nada sirve compartir espacio físico y que cada uno esté dedicado en solitario a su actividad favorita.

Los regalos no sustituyen el tiempo que podemos pasar con los niños; aprovechemos los juguetes para jugar con ellos y prestarles la atención que requieren

Finalmente, dice, otra buena idea es que los hijos reciban algo para otros: hermanos, primos o algún niño que lo necesite; esto los educará en valores como saber compartir, la amistad, la solidaridad, bondad, generosidad, gratitud y empatía.

En esta nota

  • Niños
  • regalos
  • Crianza
  • Juguetes

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Niño