Ser mamá

¿Amamantar con pezón plano o invertido es posible?

Todos los pechos son aptos para amamantar a un bebé, tener los pezones planos o invertidos no debería ser un problema.

Por Pamela Avendaño

-
null

Las mujeres con este tipo de pezones suelen renunciar a la lactancia materna, pues creen que la forma de sus mamas puede impedir amamantar a su bebé, pero con algunos consejos y con constancia no será problema.

Para comenzar, tendremos que saber si nuestros pezones son planos o invertidos, para esto hay que apretar la areola entre los dedos índice y pulgar. Cuando el pezón no sobresale de la areola es plano, pero cuando este parece retraerse más como un ombligo, se trata de un pezón invertido.

(Además: Baby shower: te damos ideas de juegos para celebrar)

Lo anterior puede dificultar que el bebé se agarre con facilidad a la hora de alimentarse y puede ser problemático para la madre. Si tienes un pezón plano, este tendrá tendencia a salir a medida que el bebé lacta. Mientras que los pezones invertidos nunca sobresalen.

Si vas a ser mamá pronto, lo más aconsejable es que busques el apoyo de especialistas para que la lactancia no se convierta en un caos. Algunos médicos recomendarán el uso de artefactos especializados como pezoneras o succionadores de leche, de esta manera se estimulará al pezón para salir.

(Además: ¿cómo saber si tu bebé tiene estreñimiento?)
 

Recuerda que la leche materna es un alimento fundamental para el desarrollo de los bebés y que los niños que no son amamantados tienen más riesgo de enfermarse de gastroenteritis, asma, meningitis, neumonía y leucemia.

En esta nota

  • Lactancia
  • pezon invertido
  • pezón plano

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Ser mamá