Ser mamá

Castigo físico en los niños: estas son las consecuencias

Existen diferentes formas de castigo que no causan daños a los menores y dejan grandes enseñanzas.

Por Daniela Gonzalez

-
La violencia no es un método de castigo (iStock).

La violencia no es un método de castigo (iStock).

En muchas ocasiones los padres buscan la forma adecuada de castigar a sus hijos para que ellos aprendan la lección ante diferentes actos que no deben hacer. Sin embargo, en los últimos años psicológicos han investigado las consecuencias que deja en los pequeños el castigo físico y los resultados muestran que esto ocasiona más problemas en los niños. 

Los padres crían a sus hijos de diferentes maneras y por eso usan distintos métodos para reprenderlos. Pero según explican los expertos el uso de cachetadas, golpes, nalgadas, entre otros; no es la mejor fórmula para que ellos sientan el castigo y sus consecuencias serán visibles a largo plazo. 

(Seguir leyendo: ¿Tinturar tu cabello durante el embarazo puede ser peligroso? Te contamos)

¿Por qué no debo pegarle a los niños?

  • Es una forma de actitud violenta que va a recibir el menor y a entender que es una buena forma de resolución de problemas. Puede entender que si pegarle a los niños está bien, hacer esto con otras personas es correcto. 
  • Puede causar bajas en su autoestima, sentir que no es suficiente, están fallando y no son felices sus padres con la compañía del pequeño. 
  • Da a entender al niño que la violencia funciona mejor que el diálogo, por esta razón va a evitar reflexionar sobre las cosas malas ocasionadas.
  • Puede llegar a presentar un ataque de pánico debido al momento de violencia que está viviendo y esto puede generar depresión o ansiedad a largo plazo. 
  • Crea una barrera de comunicación con los padres, los hijos empiezan a tener dificultades para poder dar a conocer sus sentimientos a los mayores. 
  • En algunos casos se les puede ir la mano y causar daños físicos al menor

(Leer más:Embarazo y trabajo: esto es lo que debes saber

Efectos negativos 

  • Da a entender a las nuevas generaciones que el uso de la violencia es efectivo como método de castigo.
  • Genera una doble moral, a los niños se les puede pegar como forma de castigo pero a los adultos no.
  • El menor puede normalizar la situación de violencia, en caso de que en algún momento otra persona le quiera pegar, lo tomará como un acto normal. 

Más noticias:

En esta nota

  • Niños
  • Mamá
  • Hijos

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Ser mamá