Ser mamá

Cesárea: cuidados que debes tener después del parto

Sigue estas recomendaciones para que tu curación sea exitosa. 

Por Alejandra Ospina

-
Debes estra alerta a ciertos síntomas durante la recuperación.

Debes estra alerta a ciertos síntomas durante la recuperación. (iStock)

Tener un hijo por medio de una cesárea representa comenzar a tener unos cuidados adicionales a los que se deben hacer luego de un parto. 

Los primeros días suelen ser los más difíciles, pues las cesáreas son un procedimiento quirúrgico en el que se deben cortar siete capas de piel y músculo y que por lo tanto dejan secuelas en la madre. De ahí que la recuperación sea lenta y requiera más cuidados. 

Debido a lo complejo de la cirugía, puedes estar en el hospital entre dos y cuatro días, pues los médicos te estarán observando durante ese tiempo. Estarán atentos a la herida, al sangrado vaginal, a tu temperatura y a la tensión arterial.

(Además: Recién nacido: ¿Cómo cuidar al bebé en los primeros días?).

Las primeras horas tendrás una sonda vesical y suero, que serán retirados cuando empieces a comer. Asimismo, el proceso para ponerte de pie será lento. El primer día solo estarás acostada, el segundo te sentarás y el tercero podrás comenzar a caminar. 

Respecto a la lactancia, es recomendable que tras las primeras horas después de la cesárea, le des pecho a tu bebé. Ten presente que no importa el tipo de parto, lo que importa es cuánto tiempo estén separados tu hijo y tú. Lo mejor es darle leche materna lo antes posible. 

Cuidado de la herida 

Lo más importante cuando regreses a tu casa es descansar y estar muy atenta al cuidado de tu herida. Recuerda que se pierde bastante sangre, por lo que es mejor estar alerta a cualquier novedad. 

Los primeros días de recuperación son los más difíciles.

Cuando estás en el hospital no hay mayor preocupación, pues las enfermeras estarán pendientes de ti y de tu cuidado con la herida. Cuando vuelvas a tu casa, esta ya no estará vendada, pues los riesgos de infección ya habrán disminuido.

(Sigue leyendo: Dermatitis en el embarazo ¿Cómo tratarla?).

  • Lávala una vez al día con agua y jabón mientras te bañas. No utilices esponja y lo mejor es que no te sumerjas en tinas o bañeras, pues no es recomendable sumergir la herida en agua por mucho tiempo.
  • Sécala a toquecitos, sin arrastrar, con una gasita o una toalla limpia. No hace falta que apliques ningún antiséptico, especialmente debes evitar la povidona yodada, ya que el yodo pasa a tu bebé través de la leche materna y, además, fija las grapas a la piel haciendo que la retirada sea más complicada.
  • Deja la herida al aire el mayor tiempo posible, cicatrizará mucho más rápido así. Puedes ponerte una gasa o compresa de algodón si tienes algún pliegue abdominal en la zona para evitar la fricción o el roce con la ropa interior.
  • Acude a tu matrona o ginecólogo sobre los 10 días para que te retire los puntos exteriores o las grapas. Después puedes aplicarte una o dos veces al día aceite de rosa de mosqueta para evitar picor y dar elasticidad a la cicatriz. Las suturas del interior se realizan con hilos que se absorben de forma espontánea alrededor de los 30-40 días, tiempo suficiente para que los tejidos internos hayan cicatrizado.

Consejos para tener en cuenta

Luego de una cesárea los músculos del abdomen estarán débiles, es por ello que no se recomienda hacer ningún tipo de actividad que te esfuerce demasiado. Evita manejar, subir o bajar escaleras, levantar más peso que el de tu bebé o realizar cualquier actividad extenuante (incluidas las tareas domésticas). 

Evita realizar actividades que demanden mucha fuerza. 

Si eres una mujer que adora hacer ejercicio, lo recomendable es que tomes reposo las primeras semanas. A partir de las 6-8 semanas, después de una revisión, podrás aumentar la intensidad del ejercicio siempre de forma progresiva y moderada.

(Te puede interesar: Juguetes para bebés: Los mejores consejos para comprarlos).

No es recomendable que uses una faja, pues curarse tras una cesárea requiere de un cinturón pélvico, que además de disminuir la tensión sobre la cicatriz, protege tu suelo pélvico y hace trabajar tu musculatura abdominal.

Acude al médico de urgencias si notas alguno de estos síntomas:

  • Si tienes fiebre ( mayor a 38ºC )
  • Si comienza un dolor nuevo y más intenso que los días anteriores en la zona de la herida.
  • Si la herida comienza con secreción de pus, líquido o sangre.

En esta nota

  • Embarazo
  • Cesárea
  • Maternidad
  • Cuidados

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Ser mamá