Ser mamá

¿Es normal que el color de la piel de los bebés cambie y a qué se debe esto?

La tonalidad de piel de los recién nacidos puede variar, pero hay casos en los que tendrás que acudir al médico.

Por Pamela Avendaño

-
null

Si eres padre o madre primeriza, es normal que veas como la piel de tu hijo se puede tornar de color sonrosada, roja o incluso amarillenta, estos cambios en la tez se desarrollan al mismo tiempo del cambio de color de ojos.

Estas alteraciones pueden ser consideradas normales y producidas por el ambiente, pero también indican problemas de salud en nuestro bebé, por lo que debemos estar alerta a las que indican un riesgo.

(Además:  ¿Cómo cuidar la piel de los bebés prematuros?)

Piel amarilla

Este tono en la piel, suele iniciar en el rostro y luego extenderse hasta el resto del cuerpo, finalizando en los pies de nuestro bebé. Este color se presenta entre el segundo y séptimo día de vida.

Se produce por la ictericia, que es la acumulación de bilirrubina en la sangre, esto debería solucionarse con tomar el sol unos 10 min al día. Si el tono amarillento persiste lo mejor será acudir al pediatra, ya que esto puede indicar problemas en el hígado.

(Además:  Crianza: ¿un padre o madre narcisista puede afectar a sus hijos?)

Piel azul en manos y pies


Si tuvimos un parto natural, es frecuente que las manos y los pies de nuestro bebé, tengan una tonalidad azul o morada. Esto se debe a que la circulación todavía no está bien establecida y la sangre prioriza su distribución a los órganos vitales.

Este color debe desaparecer después de 24 horas del parto, en caso de que esto no ocurra hay que consultarlo con un profesional.

(Además:  ¿Cómo lograr que tu hijo duerma en su propia cama? Te damos algunos trucos)

Piel rosada o roja

Los recién nacidos presentan esta tonalidad, es provocada por los vasos sanguíneos que se ven a través de la superficie cutánea del bebé. Este color se produce por el esfuerzo que ha realizado el bebé al atravesar el canal de parto.

La tonalidad suele desaparecer dentro de las horas siguientes al parto, dando el pigmento natural.

(Además:  ¿Cómo disminuir el miedo de tu hijo a ponerse inyecciones?)

Uñas y labios morados

Cuando nuestro bebé está expuesto a bajas temperaturas, es normal que sus uñas y labios tengan una tonalidad morada. Esto se debe a que el oxígeno y la sangre dan prioridad a los órganos vitales.

Si esta tonalidad no desaparece con el llanto, o con ropa adecuada, puede ser un signo de un problema respiratorio o inmadurez del sistema circulatorio.

(Además:  Técnica del sándwich: ¿cómo se usa para cambiar un comportamiento infantil?)


Coloración muy pálida en la piel

Si la piel de nuestro bebé es de una tonalidad pálida o grisácea extrema, debes acudir de emergencia al médico, esto normalmente es signo de infección.

Al cumplir un año, la superficie cutánea de nuestro bebé adquiere su tonalidad final, mientras tu bebé llega a esta etapa de desarrollo es clave que revises sus cambios y acudas al médico cuando es necesario.

En esta nota

  • Piel de bebé
  • roja
  • rosada
  • amarilla

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Ser mamá