Ser mamá

Gateo ¿por qué es importante a la hora de leer y escribir?

No todos los bebés gatean, algunos se levantan y se ponen a caminar.

Por Pamela Avendaño

-
null

Después de sentarse solo, el gateo es el próximo paso en el desarrollo del bebé, esto inicia entre los seis y nueve meses. Para perfeccionar la técnica nuestro hijo comenzará a arrastrarse y a mover lentamente las extremidades.

Esta es una de las etapas más agotadoras para los padres, pues al movilizarse solo ya tiene cierta autonomía para explorar todo lo que está a su alcance. Aquí debes ser cuidadoso pues objetos como escobas o cajones pueden lastimar al bebé.

(Además: consejos para cortar las uñas de tu bebé)

Los objetos que están en el suelo también pueden representar un riesgo, frascos, aretes, juguetes pequeños pueden terminar en la boca de tu hijo en un descuido. Por lo que será importante vigilar todas las áreas en las que nuestro bebé gatea.

Dentro de los beneficios de este movimiento, el bebé ejercita y perfecciona la vista, aprende a enfocar ambos ojos y hacerlo a distancia. Esto le ayudará al momento de leer y escribir.

(Además: leche materna: estos son los 4 tipos que existen)

Al abrir sus manos adquiere la sensibilidad necesaria para obtener un control en el trazo y la escritura, además de desarrollar el tacto con las texturas de su alrededor.

El gateo también desarrolla la coordinación, en primer lugar de brazos y pies, en segundo plano manos y ojos. Estas habilidades son importantes para escribir y leer.

Finalmente esta actividad beneficia la conciencia espacial, aquí conoce su tamaño y el de los objetos a su alrededor.

En esta nota

  • Gateo
  • estimulación
  • bebés

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Ser mamá