Ser mamá

Mastitis: causas y consejos para tratarla

La mastitis es una inflamación en el tejido mamario, que provoca dolor, inflamación y enrojecimiento en el tejido mamario, es una enfermedad que se produce en su mayoría en mujeres lactantes.

Por Pamela Avendaño

-
mujer tocándose el seno

mujer tocándose el seno (iStock)

La mala postura al lactar, el mal agarre de nuestro bebé y la mala succión a la hora de amamantar, son las principales causas de mastitis en las mujeres, en ABC del bebé te enseñamos cómo tratarlo. Las causas más frecuentes de la mastitis en mujeres lactantes son:

Conducto mamario bloqueado 

Si al alimentar a tu bebé la mama no queda vacía, uno de los conductos se podría bloquear, esto hace que la leche se regrese y cause una infección. Es común escuchar que el bebé debe estar en el pecho entre 10 y 15 minutos cada tres horas, o que se debe limitar el tiempo en el que se amamanta, pero esto es completamente falso y es una de las principales causas de mastitis.

Bacterias en la mama

Las bacterias en el ambiente y en la boca de nuestro bebé, pueden ingresar a los conductos mamarios y obstaculizarlos, esto se produce a través de las grietas en el peso o la leche que no se vacía de de la mama


 

Síntomas de la mastitis

Los síntomas de la mastitis se pueden presentar de manera repentina y muy dolorosa por lo que deberás estar atenta a las señales .

  • Sensibilidad en las mamas o sensación de calor al tacto
  • Hinchazón de las mamas
  • Engrosamiento del tejido mamario o un bulto en la mama
  • Dolor o sensación de ardor de forma continua o durante la lactancia
  • Enrojecimiento de la piel, a menudo en forma de cuña
  • Sentir malestar general
  • Fiebre de 38.3 °C o más.

¿Cómo aliviar los síntomas?

Si tienes síntomas de mastitis, lo primero que debes hacer es consultar con tu médico quien te dará indicaciones claras de cómo tratarla. Mientras tanto puedes reducir los síntomas con remedios caseros.

Aplica paños de agua fría sobre la zona afectada, esto te ayudará a reducir la inflamación y el calor en el seno.

Realiza masajes que te ayuden a sacar la leche, coloca tus dedos sobre la zona afectada y aplica presión mientras los llevas hacia la zona del pezón. si no sabes exactamente donde realizar el masaje, busca las zonas más duras en tu pecho.

Ingiere más agua, esto ayudará a tener el suministro de leche adecuado y significa más sesiones de alimentación para tu bebé.

Recuerda no automedicarte y consultar a tu médico si presentas síntomas o se te dificulta amamantar.

En esta nota

  • mastitis
  • lactancia
  • amamantar

Recibe todas la información en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre ser padres.

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Ser mamá